Venècia y Rafalcaid expectantes porque el mar no traga el caudal del Serpis


Miles de cañas y suciedad del cauce son arrastradas y van taponando la desembocadura, unido a que el mar no traga todo el caudal y va devolviéndolo.




 

Venècia y Rafalcaid expectantes porque el mar no traga el caudal del Serpis

La apertura de las compuertas del Pantano de Beniarrés ha motivado que el caudal del río Serpis a su paso por los municipios de la Safor haya experimentado una importante crecida. Ello unido a la gran suciedad entre cañas y desperdicios que hay en todo el cauce ha motivado que éstas fueran arrastradas por la corriente a lo largo del cauce.

La situación más complicada se vive en la desembocadura del Serpis, entre Rafalcaid y Venecia dado que, el mar está totalmente hinchado, no traga y devuelve las cañas por la margen de Rafacaid. El fuerte viento, el oleaje y las cañas se adentran desde el mar hacia el río mientras que por la parte de Venecia éste las devuelve al mar.

La Policía Local y Protección Civil vigilaban con cautela el incremento del caudal y evitaban que vecinos y curiosos se acercaran a la desembocadura dado el grave peligro que hay de arrastre, sobre todo también per las fuertes ráfagas de viento que son capaces de arrastrar a una persona o hacerla caer desde las rocas al cauce con el peligro que, para su vida, comporta.

Las imágenes son de hoy al mediodía.