Un matrimonio denuncia ser víctima de malos tratos por su hija y yerno


Al matrimonio lo tuvieron encerrado en casa y les robaban la paga tras apoderarse de las cartillas y el DNI. Han logrado huir y gracias a los vecinos tienen ahora dos sillas y una mesa.




 

Un matrimonio denuncia ser víctima de malos tratos por su hija y yerno

La Navidad. Esa fecha en la que algunos fingen ser felices y acordarse de los demás. Este año, un matrimonio mayor que reside en Gandia la pasarán junto con el solo abrigo del amor que sienten el uno por el otro y rodeados de caridad vecinal. Es la otra cara de la Navidad. La mejilla triste de quien un día engendró una hija y ésta en connivencia con su marido se aprovechó y maltrató a sus progenitores. No es película ni ficción. Es un caso real que ha llegado a la redacción de esta emisora.

Él nació el 19 de marzo de 1934. Paradojas de la vida, el Día del Padre. Y como padre, con sus aciertos y sus errores junto con su mujer criaron a una hija. ''Ya ves, a mí, que me maltraten de esta forma, yo que de joven he dormido debajo de naranjos. Y no solo a mí, sino a mi mujer también. Conseguimos escapar de las garras de él y de ella. Por eso denuncio públicamente lo que me han hecho para que todos sepan de lo que son capaces algunos hijos''. Es lo que narra este hombre tras haber sufrido un calvario que le llevó a estar encerrado en una vivienda sin poder salir a pedir ayuda y siempre vigilados por su hija y su yerno.

Presentó denuncia en Comisaría y ante los agentes expuso el calvario que había sufrido y el robo del que estaba siendo víctima así como la estafa al realizar transacciones económicas con una tarjeta a su nombre que, por edad, jamás había pedido, utilizado o autorizado. El extracto bancario que aporta reflejan pagos de gasolina, supermercados, e incluso extracciones por ventanilla de cifras tan curiosas como 702 euros. Nadie se ha molestado en repasar las imágenes de video vigilancia de la entidad bancaria para ver quién es la persona que saca el dinero. Parece que no le importa a nadie la vida de estos dos ancianos.

Tenían un piso. Vivían en él. Pero un día la hija les convenció para que les avalara los 100.000 euros para la compra de una vivienda con su marido y que además, se fueran a vivir con ellos. Y así lo hicieron. Ahí comenzó el calvario.  Les arrebataron las libretas del banco y cada 25 de mes, acudían hija y yerno a la entidad bancaria para extraer el dinero. Acudían con la libreta y el DNI del afectado y hacían toda clase de operaciones de miles de euros ''a nuestras espaldas y así nos quitaron los pocos ahorros que teníamos. Nos quedamos sin ropa, sin medicinas, nos trataban como a perro''. Y así hasta que pudieron escapar ''como si fuéramos nosotros los delincuentes, siendo ellos los que nos dejaron sin dinero y teniendo que pagar las estafas que hicieron utilizando las tarjetas a mi espalda, falsificando la firma del DNI, compañías de teléfono, luz, agua, todo''.

Nada más conseguir escapar, relata el anciano ''al día siguiente pudieron quitar los poderes de los bancos'' gracias a que una persona creyó en ellos y vio que no era normal las cantidades extraídas así como la temporalidad.

Ahora, señalan, ''estamos viviendo de la caridad de las personas que nos aprecian. Implorando caridad y gracias a ella vamos pasando. He formulado denuncia para ver si recupero algo de lo que me han robado, pero quiero que sepan cómo se han portado con nosotros. Aquí no hay defensor del mayor, ni nadie que nos atienda como afectados de malos tratos en el ámbito familiar''.

Los vecinos les dieron dos sillas rotas y una mesa donde poder comer y compartir las penas. Les llevan algo de comida a cambio de nada. Para pagar la luz han tenido que pedir dinero prestado a un vecino. Esa es, la otra cara de la Navidad en Gandia. La realidad, siempre, supera la ficción. Y este matrimonio, sobrevive por el amor que se tienen y la honradez que todavía mantienen en sus vidas.