Quería comprar un restaurante de la playa de Gandia con 450.000 euros falsos


Le pedían 150.000 euros al dueño del bar para, con el truco de los billetes tintados, hacerle creer que los convertirían en los 450.000 que él mismo pedía. Uno de los detenidos ha sido expulsado de España durante 9 años.




 

Quería comprar un restaurante de la playa de Gandia con 450.000 euros falsos

El propietario de un restaurante ubicado en la calle del Camp de Morvedre, en la playa de Gandia, puso un anuncio en internet para vender su restaurante por 450.000 euros. Se interesaron por él dos personas, una de ellas condenada por varios delitos de estafa y de violencia de género, que dijeron que querían adquirir el establecimiento hostelero. Se llevaron a cabo varias reuniones en el restaurante y en el Hotel Husa de Paterna.

Las gestiones avanzaron y quedaron en su restaurante de la playa de Gandia para hacerle una demostración de cómo elaborar dinero de curso legal a partir de cartulinas blancas tratadas con unos productos químicos que ellos portaban.

De este modo, le pidieron dos billetes de 20 euros y junto a estos colocaron cinco cartulinas que metieron en un sobre, lo rociaron con distintos líquidos e hicieron ver al dueño del restaurante que se habían convertido en billetes de 20 euros. Ante la posibilidad de obtener dinero de curso legal intentaron convencer al dueño del bar para que les entregara 150.000 euros para así poder fabricar la cantidad a la que ascendía el precio de venta del restaurante, es decir, convertir los 150.000 en 450.000 euros.

El propietario del restaurante informó a la Policía de la oferta y los agentes instalaron un dispositivo de vigilancia apostados en las proximidades del restaurante de la playa de Gandia. Sobre las ocho de la tarde acudieron a realizar otra demostración de cómo convertir las cartulinas en dinero legal.

En ese momento fueron detenidos por agentes de la Policía Nacional interviniendo una bolsa que contenía los objetos que pretendían utilizar para el simulacro de la conversión de cartulinas en billetes de 50 euros.

Los agentes se incautaron de cartulinas que presentaban, visibles a trasluz, anagramas y detalles de un billete de 50 euros, papel aluminio y varios líquidos.

El dueño del restaurante sufrió un perjuicio sicológico derivado del tiempo invertido en las fraudulentas negociaciones en las que se vio envuelto. Los detenidos son uno español y otro un ciudadano camerunés residente ilegal en España.

Uno de los condenados por la tentativa de estafa, concretamente a 11 meses de prisión y a que indemnice con 2.000 euros al dueño del restaurante, es nacido en Douala (Camerún) y con domicilio en Hospitalet de Llobregat.

El juzgado ha ratificado la condena y ha sustituido la pena de prisión por la de expulsión del territorio español por un plazo de nueve años. El magistrado ha apercibido que, caso de regresar a España en el plazo de nueve años deberá cumplir la pena de prisión, salvo que fuera sorprendido en la frontera, en cuyo supuesto será nuevamente expulsado por la autoridad gubernativa, empezando de nuevo a computarse el plazo de prohibición de entrada a España en su integridad.