Gandia instala juegos infantiles homologados por una colla de obreros


Vecinos de la plaza de Loreto contemplan cómo una empresa subcontratada por el Gobierno de Gandia instala unos juegos infantiles que han permanecido medio año en un húmedo almacén municipal.




 

Gandia instala juegos infantiles homologados por una colla de obreros

Medio año. Ese es el tiempo que los juegos infantiles de la plaza de Loreto han estado guardados en un húmedo almacén del Ayuntamiento de Gandia. Se desmontaron el septiembre para que se pudiera celebrar durante un sábado y un domingo las fiestas del Centro Histórico, para así colocar mesas, sillas y escenario, además de poder realizar actividades en esta céntrica plaza.

Pasaron los días y los meses mientras algunos vecinos se preguntaban dónde estaban los juegos infantiles y si algún día regresarían a su emplazamiento habitual. Esta semana, concretamente el miércoles, unos operarios de una contrata del Ayuntamiento de Gandia procedían a su instalación. Un tobogán y un caballito. Afortunadamente, y aunque las jornadas laborales para algunos concluyen a las 14 horas, los juegos estuvieron un día sin el caucho o el suelo de goma que protege el suelo de caídas y golpes para los más pequeños. Afortunadamente nadie los utilizó ese día dado que no sabían que se instalaban y no ocurrió ningún golpe serio que la cristalmina o el betadine no solucionara.

Ayer jueves, los operarios de la contrata del Ayuntamiento de Gandia comenzaron a instalar el húmedo y mugriento suelo de caucho para amortiguar las caídas de los usuarios más pequeños de estos juegos.

Varios vecinos que han observado lo que han realizado los operarios no salen de su asombro dado que, los juegos fueron desmontados por una colla municipal e instalados por otra colla municipal y se preguntan si, una vez instalados, cuentan con la homologación en anclajes de sujeción y medidas de seguridad. O si algún técnico cualificado supervisa y firma el certificado de re-instalación tras estar los juegos medio año en un húmedo almacén. Lo mismo ocurre con el suelo de caucho o goma que ayer, se afanaban golpe a golpe a instalar la colla municipal subcontratada por el Ayuntamiento de Gandia.


Sin duda, tan exigentes para unas cosas y tan laxos para otras. Eso sí, si algún vecino sufre un percance siempre habrá una batería de abogados pagados con dinero de todos los gandienses que recurrirá y dirá que el menor que se ha caído lo ha hecho por su culpa y que los juegos sí están instalados correctamente. Así es la vida y así la administración.