Enésimo enfrentamiento Ciudadanos-Gobierno ahora por la Revolución Francesa


El cartel que ha instalado el Gobierno de PSOE y Més Gandia en las cristaleras del centro de asociaciones de Simancas ha motivado que Ciudadanos pida su retirada ''de forma inmediata''. En algunos sectores ya se preguntan si no se retira ¿qué pasará?




 

Enésimo enfrentamiento Ciudadanos-Gobierno ahora por la Revolución Francesa

El arzobispo de Valencia, el calendario del Beatet, y ahora el nuevo desencuentro entre Ciudadanos y PSOE- Més Gandia es a costa de la cristalera del centro de asociaciones del Nuevo Simancas. Es el enésimo y seguro que no será el último formación naranja, Ciro Palmer, ha solicitado que la inscripción que consta en los cristales y que alude al lema de la Revolución Francesa y a los valores actuales de ésta República (Libertad, Igualdad y Fraternidad) sean ''retirados de forma inmediata''.

Es de suponer que Ciudadanos relaciona este lema con la República y por tanto, reitera que gobernar desde la ideología no está dispuesto a tolerarlo porque cada uno, y así lo ha repetido, tiene su ideología y por tanto recuerda al Gobierno de Diana Morant y Lorena Milvaques ''que se gobierna para todos'' y señala que el local ''es propiedad de todos los ciudadanos de cualquier ideología''.

Por último recuerda Palmer que la colocación del lema no ha sido consensuada por todos los partidos políticos. Algo que no es necesario dado que gobiernan PSOE y Més Gandia y por tanto son ellos los responsables de las acciones, mejoras o empeoramientos de la ciudad.

Desde algunos sectores se señala que este enésimo enfado de Ciro Palmer  será uno más a la larga lista que atesora la formación naranja dado que, para hipotéticamente obligar a la retirada de este lema debería llevarlo al Pleno de la Corporación y sumar los votos del Partido Popular. Y posteriormente, el Gobierno que aprobara una partida para retirarlo por lo que no sería de extrañar que, o bien se quede como está y el enfado de Ciudadanos pase con el tiempo o bien se convenza a Palmer de que el lema no atenta contra nadie.