El supuesto asesino de Dolores fue detenido sin saberse el crimen de Gandia


La pulsera de maltratador delató que se había acercado al domicilio de Dolores en El Perelló y al localizarlo en Móstoles fue detenido por la Guardia Civil. Cuando fue arrestado no se sabía nada del crimen del ático de Gandia.




 

El supuesto asesino de Dolores fue detenido sin saberse el crimen de Gandia

El supuesto asesino de la mujer hallada muerta en el sobreático de Gandia, José Luis, fue detenido en Móstoles porque la Guardia Civil de Sueca lo buscaba al haber quebrantado una orden de alejamiento de Dolores. La mujer residía en El Perelló y el GPS de la pulsera señaló que se había acercado a Dolores a una distancia que tenía prohibida por orden judicial. Así pues, fue arrestado y trasladado a Sueca, partido judicial que dictó la orden.

Los agentes desconocían en ese momento que Dolores yacía muerta en el sobreático de Gandia. Tampoco quienes acudieron a la escena del crimen lo relacionaron dado que la víctima no llevaba consigo la pulsera que alerta de la presencia del maltratador. Era de suponer que si los dos hubiesen estado juntos las alarmas hubieran saltado.

La descripción del dueño del piso encajaba con la de José Luis, la ex pareja de Dolores, por lo que la policía comenzó a estrechar el círculo sobre el sospechoso y tomaba fuerza la hipótesis de un crimen por violencia de género. Así que solicitaron el arresto de José Luis para interrogarle sin saber que éste estaba ya detenido pero porque la pulsera había saltado al acercarse a la vivienda de Dolores en El Perelló.

José Luis primero negó haber estado con Dolores. Cuando los agentes accedieron a su pulsera, el GPS confirmaba que había estado en Gandia, en la calle Mayor, el viernes pasado y el sábado. La pulsera de Dolores no se activó porque no la llevaba consigo. Entonces cambió la versión y dijo que la vio muerta, la tapó y se marchó. Una tercera declaración admitió haber tenido relaciones sexuales consentidas y que se sintió mal y falleció sola.

Ayer por la tarde fue trasladado José Luis a la escena del crimen, el sobreático de la calle Mayor,  para tomarle declaración en la reconstrucción de los hechos. Dolores murió asfixiada tras recibir numerosos golpes, sobre todo, en la cabeza.