El supuesto asesino del ático de Gandia entra en prisión por orden judicial


José Luis ingresó la tarde del viernes en el centro penitenciario Valencia-II de Picassent por quebrantar las órdenes de alejamiento que le impuso el juez de Sueca.




 

El supuesto asesino del ático de Gandia entra en prisión por orden judicial

El titular del juzgado número 4 de Violencia sobre la Mujer en Sueca, partido judicial al que pertenece El Perelló, ha dictado un auto de prisión condicional y sin fianza para José Luis, el supuesto homicida de Dolores quien fue encontrada muerta la pasada semana en el sobreático de la calle Mayor de Gandia. La tarde del viernes, José Luis, fue conducido preso al centro penitenciario Valencia-II de Picassent.

Y lo dicta el magistrado de Sueca, aunque el crimen se cometió en Gandia, porque José Luis compareció ante él a consecuencia de haber quebrantado dos órdenes de alejamiento que tenía de Dolores. Una fue dictada por este juzgado en diciembre de 2015 y la otra, nada más pasar las Navidades, en enero de 2016. Aunque estaban estas dos órdenes de alejamiento en vigor, José Luis y Dolores se vieron en un hotel de la playa de Gandia el pasado verano. Los agentes lo saben porque tanto José Luis como Dolores se registraron en el hotel con sus nombres. Cuando se notifica a la Policía los nombres de los huéspedes registrados es cuando se detecta que están juntos y que la alarma de la pulsera de control no ha dado el aviso del acercamiento. Los agentes lo detienen, tras sorprenderlo con Dolores, y haber quebrantado las dos órdenes de alejamiento que tenía.

Y aprendió del error porque, para que no fueran localizados José Luis y Dolores, el primero supuestamente alquiló el sobre ático de la calle Mayor de Gandia para así poder verse con la víctima. Como sabía que era habitual en ella, que no llevara la pulsera que detecta la presencia del maltratador (como ya ocurriera en el hotel) fue cuando, el viernes 17 de febrero, supuestamente acabó con la vida de Dolores asfixiándola y dejándola tapada en el baño del sobreático de Gandia. Cogió las llaves del coche de Dolores y se marchó de Gandia a Móstoles dejando, supuestamente, el cadáver en el sobreático. La víctima mortal, no llevaba la pulsera que le habían asignado para que delatara a su maltratador. Ella se fio varias veces de él y ocultó la pulsera que delataba que se veían. Tarde para saber que no era de fiar.