Un acto vandálico perturba los trabajos de Oliva contra la procesionaria


Las trampas ecológicas que la empresa encargada del control de plagas ha colocado no han durado ni 24 horas.




 

Un acto vandálico perturba los trabajos de Oliva contra la procesionaria

Oliva ha pasado a la siguiente fase contra la plaga de la procesionaria tras llevar a cabo el tratamiento fitosanitario habitual. Durante toda esta semana la empresa encargada del control de plagas está actuando en el Parque Público Urbano de la montaña de Santa Anna, en el perímetro más próximo a las edificaciones de la zona. Esta fase consiste en la colocación de trampas para que no lleguen a tierra y poder, de este modo, capturarlas.

Sin embargo, el problema radica en el hecho de que las trampas ecológicas no han durado más de 24 horas, ya que han desaparecido de la zona como consecuencia de un acto vandálico. 

La regidora de Medio Ambiente y Salud Pública, Inma Ibiza, lamenta que todo el esfuerzo que se hace con dinero público no llegue a ser efectivo. Aun así, los trabajos se continuarán realizando para evitar que esta plaga continúe su expansión y, si es posible, erradicarla por completo.