Las previsiones se cumplen y retrasará la plantà de las fallas en Gandia


La lluvia que comenzó a caer anoche sobre la capital de la Safor y que, previsiblemente, continuará a lo largo de los próximos días complica las tareas de la plantà de las fallas.




 

Las previsiones se cumplen y retrasará la plantà de las fallas en Gandia

Los más pesimistas ya empiezan a comparar las Fallas de 2017 con las de 1989. Pero, aunque las previsiones se están cumpliendo, no serán tan malas dado que, posiblemente a medida que avance la semana vaya amaninando el temporal. No obstante, lo que si hará la lluvia estos días es retrasar la plantà de los monumentos falleros. Si llueve, no se trabaja igual que en seco. Ni con la grúa ni con plásticos ni con las maderas y encajes (sacabutx) mojados. Y además, todo se ralentiza por seguridad así que los artistas no saben cómo ingeniárselas para poder llegar a todas las fallas que tienen que plantar según la planificación que, sobre seco, tenían.

En Gandia la lluvia hizo acto de presencia ayer noche, sobre las 22 horas, acompañada de fuerte aparato eléctrico. Y así ha estado toda la noche y madrugada, lloviendo hasta alcanzar los 40 litros de agua por metro cuadrado a primeras horas de la mañana.

Sobre las seis de la madrugada, Alejandro Bañuls padre y varios falleros de la Vila Nova, seguían de cerca la evolución del monumento que, desde ayer, se alza sobre la calle Sant Francesc de Borja, momento de las imágenes que ilustran esta noticia. El agua ionizada que los artistas pulverizan sobre los ninots hace que el agua no sea tan dañina como en otras épocas a lo que también contribuye que las figuras ya no son de cartón piedra. No obstante, algunas piezas estaban cubiertas por plásticos y otras aguantando sin ningún problema.

Y es que durante el fin de semana han sido varias las comisiones que han sacado falla a la calle, como es el caso de Màrtirs o Mercat, las más céntricas, junto a la Vila Nova. Aprovechar las horas y los días es lo que durante el fin de semana han hecho algunas comisiones aunque, contra natura no se puede ir y el tiempo que se anuncia no invita a sacar muchas piezas a la calle.

De momento, a esperar que mejore y todos puedan disfrutar de esta fiesta cuya base esencial es la calle y, por tanto, el buen tiempo.