Un menor con quemaduras leves en un incendio en plena procesión de Fallas


Un incendio en una vivienda en pleno recorrido de la procesión de Sant Josep en Gandia deja un niño con quemaduras leves y una decena de personas atendidas por intoxicación de humo. La procesión se suspendió temporalmente y el recorrido se desvió mientras actuaban los servicios de emergencia.




 

Un menor con quemaduras leves en un incendio en plena procesión de Fallas

Poco después de las ocho de la tarde, y mientras los falleros pasaban por la calle de Moràn Roda, un tumulto de gente y chillidos invade la procesión. Desde un primer piso salen llamas por la ventana. Un niño sale de la vivienda con pijama. Los falleros le ponen un blusón encima. Cunde el pánico mientras decenas de personas hacen fotos y graban vídeos con sus móviles. Las llamas van saliendo cada vez con más fuerza. El niño, aparentemente está solo en casa con su hermano. Los vecinos que presenciaban la procesión del patrón San José, los acogen en un portal de la vivienda de enfrente.

La procesión se paraliza mientras se tiene que despejar toda la calle Moran Roda y también los accesos por el paseo de las Germanies para que puedan dejar vía libre a los servicios de emergencia. Los efectivos de Protección Civil alertan de la situación a la Policía Local que acude de inmediato. Se cierra la calle, se retiran las vallas que cortan los accesos al tráfico para dejar vía libre a las ambulancias. Algunos vecinos quieren salir de sus casas al saber que hay fuego. La Policía Local y Nacional les dice que permanezcan en su interior, que cierren las puertas y ventanas, y coloquen trapos húmedos debajo. Otros optan por subirse a la terraza.


Varias personas se saltan el cordón policial y tienen que ser paradas a la fuerza. Son el padre y la madre que, por separado, llegaron al lugar del incendio. Estaban tan nerviosos que no atendían a lo que les decían los agentes. Solo pensaban en sus hijos. Cuando se calman se les indica que están a salvo, que están en el portal de enfrente.

Llegan los primeros servicios de emergencia, Bomberos, incluido un camión de Oliva. También un SAMU y una ambulancia de Soporte Vital Básico. Se atiende a un menor que presenta quemaduras leves en abdomen y una pierna. Es trasladado al hospital comarcal Francesc de Borja. Los efectivos sanitarios atendieron a una decena de personas, todos ellos vecinos, por inhalación de humo dado que, bien entró en sus viviendas bien al estar en la azotea, pudieron inhalarlo. Al final todos fueron rescatados y evacuados. Todo apunta a que los dos hermanos, de 6 y 9 años, supuestamente se encontraban solos en casa cuando se produjo el incendio.

El fuego, afortunadamente, no alcanzó gran virulencia sobre todo hacia las viviendas superiores ni laterales, sino que estuvo más de cinco minutos concentrado en la misma habitación. La Policía investiga las causas del incendio así como el motivo por el que, supuestamente, los dos menores estaban solos en la vivienda afectada. Una casa que es habitada por cinco personas.
 
La procesión de Sant Josep se paraliza. La calle está llena de gente y se toma la rápida decisión de suspenderla temporalmente y, al mismo tiempo, ante la cantidad de falleros participando en ella se busca alternativa para que afecte lo menos posible a los accesos al lugar del siniestro. Tras media hora paralizada la procesión y las calles despejadas, arrancaba de nuevo con el cambio de itinerario siendo desviada por la calle Legionario Bernabeu, Severo Ochoa, plaza Prado, Fundació Pare Vicent Ferrer, Vallier, y Germanies, aunque con ello se pasara por la zona del mercado medieval valenciano instalado en esa calle.