Sara Escudero despliega su humor inteligente con su monólogo ‘yo en tu lugar’


Es el tercero de los artistas programados dentro del circuito “Cómicos en Ruta” que organiza el Ayuntamiento de Gandia y Sprint Producciones




 

Sara Escudero despliega su humor inteligente con su monólogo ‘yo en tu lugar’

Actúa el jueves 1 de febrero en la sala Oasis de Oliva, el viernes en Matxaca Bar (Ador), el sábado en El Ventall (Bellreguard) y el domingo cierra en Sala El Varadero de Playa de Gandia.

 

Sara Escudero es una reconocida monologuista que presenta un texto inteligente, ácido y desternillante.

 

Es el tercero de los artistas programados dentro del circuito “Cómicos en Ruta” que organiza el Ayuntamiento de Gandia y Sprint Producciones

 

Cómicos en Ruta nos reserva para este fin de semana, en exclusiva, la actuación en cuatro salas de la Safor de Sara Escudero, una de las cómicas más prestigiosas e inteligentes del mundillo de los monólogos en España.

 

#foto2der#

 

Sara Escudero llega a La Safor para presentarnos su monólogo ‘Yo en tu lugar’, un cóctel  de humor ácido, incisivo pero sobretodo cargado de humor inteligente.

Según la propia Sara, el monólogo, «Yo en tu lugar», “trata de demostrar que la empatía no existe, que la gente está acostumbrada a ponerse en tu lugar. Y eso es imposible en la mayoría de ocasiones porque cada persona es un mundo”.

 

Sara Escudero se empeñará en explicarnos cómo son sus encuentros íntimos con su novio... que seguramente dejará de serlo cuando acabe su actuación. Su mensaje, además de provocar la carcajada, plantea un mensaje, una reflexión: Analizará las técnicas de apareamiento, el comportamiento y la situación social de la mujer.

Todos vivimos pendientes de qué dirán para llegar a la conclusión de que «unas y otros, todos, somos vencidos por el qué dirán».

 

En su monólogo, Sara le explica a su novio que, efectivamente, la empatía no existe. Y lo hace de la siguiente manera:

 “Y a la gente se le va la fuerza por la boca con frases como “vamos, yo en tu lugar...”. “¿¡Qué, eh?! Tú en mi lugar ¿¡qué?! ... Para empezar, ¿acaso cabrías en mi lugar? Porque te recuerdo que yo termino donde empieza tu neurona base, majete”. Así le tuve que contestar a Juan Ramón el otro día, cuando me decía que debía ir al médico por si estuviera desarrollando frigidez! Pero, Si es miedo!! A ver si no es para echar a correr al ver que al levantarte tienes corriendo detrás de ti a un mamut en celo babeando y trotando por los pasillos!”