La Madre Josefa Campos, en proceso de canonización, recibe un nuevo homenaje


La fundadora de la congregación religiosa de las Operarias Catequistas, cuya comunidad está implantada en Gandia, concretamente en el Colegio Abat Solà, recibe el reconocimiento, a título póstumo, de Hija Predilecta de su municipio, Alaquàs.




 

La Madre Josefa Campos, en proceso de canonización, recibe un nuevo homenaje

El Ayuntamiento de Alaquàs ha organizado para este viernes, 28 de abril, el acto oficial de nombramiento, a título póstumo, de Hija Predilecta de la localidad de la madre Josefa Campos (1872-1950), actualmente en proceso de canonización y fundadora de la congregación religiosa de las Operarias Catequistas, cuya comunidad está implantada en Gandia, concretamente en el Colegio Abat Solà.

En la actualidad, en la diócesis de Valencia forman parte de la congregación una treintena de religiosas en tres comunidades, ubicadas en Alaquàs -donde está la Casa Madre en cuya capilla recibió sepultura la fundadora-, en Gandia y en Picassent. Igualmente, están presentes en Madrid y también en países como Colombia, Perú y Nicaragua con más de medio centenar de religiosas.

El homenaje comenzará a las 18,30 con el descubrimiento de la nueva rotulación de la calle Venerable Madre Josefa Campos. Tras ello, dará comienzo el acto de nombramiento en el Castell de Alaquàs, durante el cual “la alcaldesa del municipio, Elvira García Campos, hará entrega a la actual Madre General de la congregación, Paula Caño, del reconocimiento a la fundadora”, han indicado.

Vida de la Madre Josefa Campos
Josefa Inés Campos Talamantes, que posteriormente fue conocida como la Madre Josefa Campos, nació el 21 de enero de 1872 en Alaquàs, donde inició su misión como seglar impartiendo catequesis en las parroquias y promovió la construcción de un internado para el cuidado de chicas jóvenes con problemas familiares.

Fundó las Operarias Catequistas en 1914, entidad que fue aprobada como congregación en 1925. Una de esas comunidades está implantada en Gandia, en el colegio Abat Solà, donde el alumnado siempre dedica una jornada al año a “Pepeta”, la madre Josefa Campos, tal y como muestra la imagen de esta noticia.