Patitas Casas de Acogida y SPAMA recogen la mitad de animales abandonados


La presidenta de Patitas, Amparo Amorós, compara los resultados con la empresa adjudicataria del servicio y señala que los ciudadanos de Gandia ''no confían en la concesionaria responsable de la recogida de animales abandonados''.




 

Patitas Casas de Acogida y SPAMA recogen la mitad de animales abandonados

La Asociación Patitas Casas de Acogida y la Protectora SPAMA están recogiendo más del 55% de los animales abandonados en Gandia. Según esta asociación, los ciudadanos de Gandia ''no confían en la concesionaria responsable de la recogida de animales abandonados''

Así las cosas, la presidenta de Patitas, Amparo Amorós ha señalado que egún información publicada por El Corralet, empresa concesionaria de la recogida de animales abandonados y el Ayuntamiento de Gandia, entre el 3 de enero a 30 de abril, se han recogido 65 animales abandonados: 12 gatos y 53 perros. En ese mismo periodo, en 2016, la protectora SPAMA recogió 165 animales, concretamente 85 gatos y 80 perros. Es decir, que se han recogido 100 animales menos en el mismo periodo.

Esta importante disminución del número de recogidas, desgraciadamente, no es ''porque la gente está más concienciada'', como ha declarado el concejal Xavier Ródenas, sino porque la mayoría de los ciudadanos no avisan a la Policía Local, cuando encuentran animales abandonados, sino que se dirigen a las asociaciones animalistas de la ciudad o los adoptan directamente, según ha explicado Amparo Amorós, presidenta de la Asociación Patitas Casas de Acogida.

Según esta entidad, en ese mismo periodo, se han recogió 48 animales (29 perros y 19 gatos), la protectora SPAMA ha recogido 53 animales (26 gatos y 27 perros) y se tiene conocimiento que 15 ciudadanos han sido familias acogedoras. En total, según Amorós, han sido 116 los animales abandonados en Gandia que no han sido recogidos por El Corralet en estos primeros cuatro meses de servicio. Así, en éste periodo se han abandonado un total de 181 animales en Gandia. Por lo tanto, el número de animales abandonados en la ciudad no ha disminuido, al contrario, se ha incrementado en 16 animales respecto al año anterior.

Esta situación, explica Amparo Amorós, además de preocupante es insostenible en el tiempo, porque además del esfuerzo que supone para las asociaciones y los voluntarios animalistas, económicamente no se puede aguantar. En la actualidad, al Ayuntamiento de Gandia, los servicios de El Corralet, además de ser muy perjudiciales para los propios animales, le cuestan 9.500 euros al mes; es decir, que cada animal abandonado recogido por la perrera, tiene un coste para los ciudadanos de 584,6 euros; mientras que las asociaciones animalistas que acogen y cuidan perfectamente a los animales abandonados, lo están realizando voluntariamente, con sus propios medios y con los recursos de los voluntarios, ha concluido Amparo Amorós.

En la imagen, la presidenta de Patitas, Amparo Amorós, con ''Xiki'' rescatada de las calles del Gandia el pasado martes.