El BLOC pide al gobierno de Tavernes que la subestación del Camí del Pla tenga en cuenta la salud de la ciudadanía


Los nacionalistas recuerdan el posicionamiento claro del Síndic de Greuges respecto a la instalación del barrio de Patraix de Valencia




 

El BLOC pide al gobierno de Tavernes que la subestación del Camí del Pla tenga en cuenta la salud de la ciudadanía

El BLOC de Tavernes de la Valldigna exige al gobierno municipal del PP que la concesión a Iberdola de la licencia para la subestación del Camí del Pla se haga “siguiendo escrupulosamente toda la normativa vigente y observando la salvaguarda de los intereses generales y el derecho a la salud de la ciudadanía de la Valldigna”.

El
BLOC considera que la instalación de la subestación de alta tensión tiene que encuadrarse dentro del grupo de actividad “cualificada o ambiental” porque no es inocua y puede perjudicar la salud de la población de la Valldigna. Miquel Bononad, regidor del BLOC en Tavernes, recuerda también que sigue vigente el decreto del año 1961 que prohíbe emplazar industrias fabriles o peligrosas a menos de 2000 metros de cualquier núcleo urbano.

Iberdrola ha iniciado los trabajos de construcción de la subestación ‘
vallera’ en el Camí del Pla con la construcción de la torre de entrada de líneas de alta tensión y  el ‘allanamiento’ de terrenos. La empresa solicitó el pasado mes de agosto la correspondiente licencia, que queda pendiente de concesión, ya que faltan algunos documentos.

El
BLOC señala que la instalación no cumplirá la norma de separarse dos kilómetros del núcleo urbano de Tavernes. Los datos aportados por los nacionalistas señalan que la parcela se encuentra a 533 metros de la ampliación polígono industrial sector 5.1; a 800 metros del Polígono Industrial El Pla; a 1.692 metros del centro de la Plaza Mayor y a solo 2.300 metros de el extremo de els Sequers.

 

“En estas condiciones casi toda la población de Tavernes se encuentra dentro de la zona de 2.000 metros donde no se tiene que emplazar este tipo de instalaciones”, ha explicado Bononad.

El BLOC recuerda el posicionamiento claro del Síndic de
Greuges respecto a estas instalaciones: en el barrio de Patraix ha indicado al Ayuntamiento de Valencia que la licencia tiene que ser como actividad cualificada, al mismo tiempo que cita en su informe las sentencias de diversos tribunales que en aplicación de una normativa de 1961 prohíbe la instalación de industrias peligrosas e insalubres cerca de las poblaciones.