VOTO NARANJA ¿SOLUCION? , no creo.


El pasado jueves se celebró una reunión convocada por Ava Oliva para votar el tan de moda voto naranja.




 

VOTO NARANJA  ¿SOLUCION? , no creo.

Todos conocemos la repercusión que ha tenido la decisión de llevar adelante el voto naranja, se trata de anular por medio de una raya naranja, el voto que democráticamente cada uno de nosotros depositaremos el próximo 27 de Mayo en las urnas.#foto2der#

A la reunión asistieron no más de 200 agricultores cuya edad media oscilaba entre 65 y 70 años, es decir, en vista de como va la citricultura no podemos culpar a nuestros jóvenes, que dejen solos a sus padres frente a tan ingratas  y mal remuneradas tareas, buscando otros trabajos que les aseguren un futuro que en sus campos que no tienen, sé positivamente y me consta que los dirigentes locales de Ava, preocupados y tratando de buscar soluciones al grave problema  de la citricultura, creyeron  que una forma de castigar al político, era crear el voto naranja.

La verdad es que lo que sí han conseguido es que todos en Oliva ( Valencia ), hablen de citricultura, la gente ha dado rienda suelta a sus inquietudes y por todas partes se oye: "Açó está perdut" , " No hi ha res a fer"," Quina ruina"...etc.

#foto3izq#Lástima... si los agricultores abandonan sus campos, la Comunidad Valenciana perdería sus mejores jardineros, (sin contar que resultas gratis a las Administraciones),  ya que los mas bellos jardines son, sin lugar a dudas esos imnensaos huertos repletos de flores de azahaar y más tarde salpicados todos ellos de motitas anaranjadas, que siempre han sido el referente de nuestra Comunidad.

Por cierto  ha debido haber un malentendido con respecto al resultado de la misma, porque  la mayoría de asistentes dijeron que no se  votó y por otra parte los dirigentes dijeron que aprobado por unanimidad. Se tendrá que aclarar , para que no hayan suspicacias.

Desde aquí permitirme a todos vosotros agricultores, que juntos con los diferentes de las Organizaciones Agrarias nos unamos sín fisuras y tomemos decisiones que ayuden a levantar nuestra tambaleante econonía.

Muchas gracias.

Cristina Pons