Vecinos de Kentucky denuncian la okupación de chalés a través de mafias


Se trata de chalés propiedad de inmobiliarias o bancos que son asaltados y okupados con el beneplácito de quien, al parecer, controla las casas que hay vacías en esta urbanización de la playa de Gandia.




 

Vecinos de Kentucky denuncian la okupación de chalés a través de mafias

Kentucky era un barrio tranquilo de la playa de Gandia. Tomó su nombre del local que durante años, en el pasado siglo XX,  fue emblema y punto de reunión de vecinos de esta zona de la playa. Hoy se degrada a espaldas de chalés okupados y donde la convivencia se convierte en un polvorín.

Los vecinos llevan más de un año denunciando la okupación de viviendas en la zona de Kentucky. Una especie de ''mafia'' es quien supuestamente controla la okupación de chalés y viviendas en esta zona junto a la carretera Nazaret-Oliva. Saben que pertenecen a inmobiliarias o a entidades bancarias y los ofertan para que los puedan okupar pagando un precio a quien supuestamente gestiona la okupación de estas viviendas y chalés. Los vecinos explican a Cope-Onda Naranja que ''no se trata de un caso aislado. Es algo organizado. Hemos observado que está dirigido por una persona en concreto y que la mayoría de los okupas se conocen entre ellos. La misma persona siempre ronda entre los okupas''. E incluso los hay que son okupados por personas que acuden a la temporada de la naranja y, posteriormente, realquilados a terceros cuando éstos regresan a sus países de origen.

Los afectados han explicado a Cope-Onda Naranja que esta especie de ''mafia'' que okupa viviendas y las realquila a otras personas y señalan que “la okupación se ha elevado hasta índices insostenibles para los vecinos. Debido a ello comienzan a aparecer personas ebrias, escándalos en viviendas y en la calle, golpes, y roturas de mobiliario urbano''.

Puertas forzadas, bombines rotos, contadores de luz y agua destrozados, enganches ilegales, todo ello atrae cada vez a más personas a la zona donde campan por sus fueron sin horarios ni respeto a las ordenanzas cívicas más allá del hecho de okupar el inmueble.




Los vecinos, señalan, están conviviendo con ''gente que no le importa hacer sus necesidades en medio de la calle, consumir droga en cualquier parque o en las inmediaciones de las viviendas okupadas''.

Ya en 2016 los vecinos informaron al Ayuntamiento de Gandia de lo que estaba sucediendo tras los chalés aparentemente normales y ''lo único que hemos obtenido es una pasividad irreconocible de las autoridades'' añadiendo que ''por el contrario nos vemos amenazados por delincuentes que rompen la convivencia de un barrio tranquilo y apacible como el de Kentucky''.