Seis meses de cárcel por tirar a su perro al río con un bloque de hormigón


Chiqui se había roto una patita. Su dueño optó por lanzarlo al río Vaca, en Benifairó de la Valldigna, con un bloque de hormigón atado al cuello.




 

Seis meses de cárcel por tirar a su perro al río con un bloque de hormigón

Chiqui se había roto una patita. Tenía tres años. Se quejaba y le dolía. Su dueño, que no podía costear la visita al veterinario ni la operación, optó por lo más cruel: arrojarlo al cauce del río Vaca. Eso sí asegurándole el peor de los resultados y sufrimientos, que por mucho que nadara o intentara salir del agua, el bloque de hormigón que le ató al cuello le impidiera respirar y así morir ahogado.

Sucedió en marzo de 2016 tal y como informó en su día la Policía Local de Benifairó de la Valldigna. Los agentes lo sacaron del agua pero ya era demasiado tarde. Así que instruyeron las correspondientes diligencias por tan cruel e inhumana acción e iniciaron una investigación por un delito de maltrato animal. El chip de Chiqui reveló la identidad de su dueño.

Esta semana, quien había criado y posteriormente matado a Chiqui, un benifaironero reconocía ante la Justicia que sí, que le ató al cuello el bloque de hormigón y lo lanzó al río Vaca en Benifairó de la Valldigna. La excusa, si se le puede llamar así, que no podía pagarle una lesión que tenía en la pata y que requería cirugía.

La Justicia le pedía por el delito de maltrato animal una pena de 18 meses de cárcel por la aberración que le hizo a Chiqui. El maltratador asumió lo que le hizo y ha admitido su culpa por lo que la jueza le ha rebajado la pena a ocho meses de cárcel, así como inhabilitación para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales así como para la tenencia de los mismos por un plazo de tres años.

La sentencia, dictada por el Juzgado de lo Penal número 6 de Valencia, es firme y contra la misma no cabe recurso alguno.