Un megaproyecto de 2M hace saltar por el aire la directiva del Tenis Gandia


O se hace lo que la directiva dice o nos vamos a casa. Y eso es lo que ha ocurrido en el Club de Tenis Gandia cuando los socios no han aprobado un único y exclusivo megaproyecto de 2 millones de euros que la directiva ha presentado. De 1.500 socios que había hoy son poco más de 700 y la sangría continúa.




 

Un megaproyecto de 2M hace saltar por el aire la directiva del Tenis Gandia

O se hace lo que la directiva dice o nos vamos a casa. Y así ha ocurrido. El Club de Tenis Gandia salta por los aires porque los socios no aprueban un único y exclusivo megaproyecto de 2 millones de euros que la directiva quiere que se haga.

La dimisión de la Directiva del Club de Tenis Gandia viene motivada tras los resultados de las votaciones celebradas a finales de mayo donde la mayoría de los socios del club votaron en contra del proyecto presentado por el equipo que lidera Vicente Benlloch.

La directiva dimisionaria pretendía ''dar una respuesta a las obras de urbanización del Sector Equipamientos estando en permanente contacto con el Ayuntamiento de Gandia y, en un segundo lugar, solucionar los problemas planteados en el informe de evaluación del edificio e instalaciones del club''.

La situación se ha producido ante el malestar de gran parte de la masa social del club de Tenis por las formas en las que se ha presentado un único proyecto de reforma de las instalaciones y alrededores, valorado entre los 2 y los 2,5 millones de euros.

Los socios sí están de acuerdo en que se deben acometer reformas en las instalaciones de un club que data de 1969, pero con mayor transparencia, publicidad y concurrencia de los proyectos dado que se trata de un gasto de 2 millones de euros. Además se debía afrontar qué entidad bancaria debería financiar el crédito y otros flecos que no han gustado a la mayoría de los socios del Tenis.

De hecho, uno de los socios, Pablo Vidal, ha explicado en la página oficial que el club posee en redes sociales que ''como socio del club debería haber más propuestas y más presupuestos. Así no hay opción, es si o no. Al igual que si pagamos una mensualidad de equis dinero que aún se tenga que pagar por jugar a tenis, pádel, sauna, luz de pistas, etc.''

Otros entienden que el club necesita de reformas pero no de megaproyectos no sin antes pasar por reflotar la entidad dado que se ha pasado de los 1.500 socios a los cerca de 700 en la actualidad. De hecho, más de un 60% de los socios sí quiere que se reforme el club pero no a costa de un solo proyecto, sin conocer otras propuestas, el coste de las mismas, las derramas, o la financiación. Unos pocos creen que se trataría de dejar morir el club para que los terrenos, de alto valor económico por su ubicación, pudiera adjudicarse a terceros.


La directiva del Tenis reconoce que dimite porque la mayoría de socios no les autoriza el proyecto, de hecho, en la carta que remiten a los mismos se señala hasta en tres veces en mayúscula y subrayado que la mayoría de socios del Club ''NO AUTORIZA''.

Y como la mayoría no ha autorizado el único megaproyecto presentado la directiva ha dimitido. El presidente dimisionario es Vicente Benlloch junto con Julia Maerínez (vicepresidenta);  Luisa Rico (secretaria); Jesús Montolío Falquet (tesorero) y los vocales Miguel Ángel Valcárcel, Alejandro Bertó y Alberto Arnau. A partir de ahora se ha constituido una comisión gestora formada todos los dimisionarios a excepción de Benlloch, Rico, Martínez y Montolío mientras se ha sumado a la gestora Iñaki Belda.



Así las cosas, el 9 de julio se ha convocado una junta general extraordinaria para aprobar el calendario electoral y elegir a la Junta Electoral. En caso de aprobarse, las elecciones serían el 16 de agosto.