Las farmacias perderán 112 millones anuales con la Ley del Medicamento


La orden del gobierno entrará en vigor al 100% en marzo




 

Las farmacias perderán 112 millones anuales con la Ley del Medicamento

La Confederación de Oficinas de Farmacia de la Comunitat Valenciana (Confar) calcula que las farmacias de esta autonomía dejarán de ingresar unos 111,4 millones de euros anuales al ver reducido su volumen de ventas, lo que supone que cada una percibirá alrededor de 56.000 euros menos "como consecuencia de la Orden del Ministerio de Sanidad publicada el 28 de diciembre que entrará en vigor al 100 por ciento el día 1 de marzo", y por la cual se bajan los precios de los medicamentos "de manera muy importante", según aseguró el presidente de Confar, Emilio Monte.

Monte, que se expresó en estos términos en una rueda de prensa que ofreció junto al tesorero de Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), Ángel Vives, y el responsable del departamento de comunicación de los laboratorios Ratiopharm, David Arias, anunció sin embargo, que "tiene buenas noticias", --que todavía por confirmar definitivamente--, de que en la Comunitat Valenciana "la Conselleria de Sanidad dará un mes de convivencia a los medicamentos caros y baratos". De este modo, añadió, "a los laboratorios les dará tiempo a servir los productos a los nuevos precios y las farmacias podrán ir eliminando los antiguos medicamentos e ir sustituyéndolos por los nuevos", concluyó.

Esta Orden ministerial "pretende conseguir un control del gasto farmacéutico" pero, según Monte, "tiene un problema porque actúa sobre la oferta y no sobre la demanda". Añadió que el gasto farmacéutico "está controlado desde hace tres años, en unos niveles asumibles tanto en la Comunitat como en el resto de España", por lo que consideró que "no hacía falta una medida tan drástica". Además, al paciente "sólo le supone un euro de ahorro al año", subrayó.

Al respecto, afirmó que la entrada en vigor de la Orden "tendrá una trascendencia triple": "en el ámbito profesional habrá nuevas obligaciones en el sistema de dispensación; a nivel sanitario afectará a los pacientes porque habrá problemas para conseguir determinados medicamentos; y en el plano económico afectará a todos los agentes de la cadena, es decir, a laboratorios, almacenes de distribución y a las oficinas de farmacia, quienes dejarán de ingresar dinero ante los reducidos márgenes de los precios", auguró.

Uso de genéricos

Criticó que la norma, que repercutirá sobre el 20 por ciento de los medicamentos genéricos y "solo" sobre el 5 por ciento de las marcas, "baja el precio de los genéricos de tal forma que los laboratorios se replantearán la producción de algunos productos, al ver rebajados tan drásticamente sus márgenes de beneficio". ante esta situación, Monte abogó por "una política estructural que fomente el consumo de los genéricos para que alcance los altos niveles europeos" y, en este sentido, planteó "incentivar su prescripción a los médicos y motivar su uso entre los pacientes, recordando que nos son productos de segunda", apostilló.

Por su parte, el tesorero de FEFE remarcó el "impacto" para las 2.000 farmacias de la Comunitat Valenciana, "cuyas ventas bajarán en unos 56.000 euros al año cada una", lo que según dijo, "equivale a un mes de facturación del establecimiento". Además, el margen de beneficios de cada una de ellas "descenderá alrededor de 16.000 euros". Añadió que, las oficinas de esta Comunitat "quedarán más perjudicadas que el resto de España, donde la media sitúa un descenso de ventas por valor de 45.000 euros por farmacia y una bajada de beneficios de unos 12.000 euros", señaló.

En este sentido, Vives incidió que si en esta autonomía "el impacto de la norma sobre las ventas farmacéuticas está valorado en por Cofar en 111,4 millones de euros, frente a los 81,5 millones de euros que preveía la Administración central, una diferencia que correrá a cargo de los farmacéuticos porque hay fallos en la redacción de la nueva norma como, por ejemplo, que no ha previsto los medicamentos que se venden con recetas privadas", insistió.

Asimismo, lamentó que el descenso de los precios "no es homogéneo porque hay bajadas en distintos porcentajes para medicamentos genéricos y no genéricos", con lo que la calificó de "injusta". En esta línea, el tesorero de FEFE argumentó que la Orden "se ha basado en los tres medicamentos más baratos del mercado para establecer los precios de referencia, y algunos ni siquiera están comercializados, cosa que hace que los precios tiren a la baja", criticó.

En representación de los laboratorios Ratiopharm, "empresa líder en España en la fabricación de genéricos", David Arias, comentó que "otros años las bajadas de precios han sido proporcionales y equitativas" pero lamentó que "para este año el todo el peso del control del gasto farmacéutico que pretende llevar a cabo el Ministerio de Sanidad recae sobre las compañías de medicamentos genéricos",

En este sentido, consideró que el mercado de los genéricos "está muy castigado" y que "esta medida sólo consigue asfixiar a los laboratorios". Asimismo, explicó que esta Orden afectará a un "48,4 por ciento de los medicamentos", y "sin embargo, los responsables de esta rebaja son sólo ocho compañías que no tienen sus productos en el mercado y no están afectadas por la norma", concluyó.