Los veraneantes de la playa de Gandía siguen sin respetar las normas básicas


Cada año los socorristas de la playa de Gandía se juegan la vida para ayudar a aquellos que no hacen caso de las banderas amarillas y rojas, y reclaman más civismo y respeto por parte de los veraneantes.




 

Los veraneantes de la playa de Gandía siguen sin respetar las normas básicas

Iván Cabano, jefe de la playa de Gandía, harto de la cantidad de incidentes que se han producido en la playa en lo que llevamos de verano, pide a los veraneantes que respeten las normas de la playa y el trabajo que los vigilantes desempeñan.

Destaca que donde más accidentes ocurren es en la zona del Espigón, a causa de los puntos de corriente que se producen cerca de las rocas. Lo que provoca que los socorristas tengan que tirarse al agua en una zona peligrosa, y además, con la bandera roja puesta. El resultado es que los socorristas están poniendo en riesgo su vida cuando la persona conscientemente ha incumplido las reglas.

Cabano declara que es principalmente la gente joven la que se baña con la bandera roja puesta, a pesar de estar absolutamente prohibido. Añade que el trabajo de los socorristas es vigilar que nadie sufra un accidente, pero tampoco pueden responsabilizarse de aquellos que conocen las normas y aun así las infringen.

Aunque los empleados de la playa cuentan con el apoyo de la Policía Local, no pueden obligar ni denunciar a alguien que no quiere salir del agua, así que solo les queda usar el silbato y llamarles la atención.