Medidas disuasorias en Gandia que evidencian que no sirven de nada


Los repartidores se quedan atascados sin poder salir de la calle Major. Algo falla si se ponen maceteros para que no entre un vehículo de similares características y lo que ocurre es que no pueden salir. Pero entrar han entrado.




 

Medidas disuasorias en Gandia que evidencian que no sirven de nada

Sorprendidos han quedado los transportistas que, como todas las mañanas, han acudido hoy a realizar las descargas en tiendas y comercios del Centre Històric. Cierto es que el viernes a mediodía se anunció por parte de la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, que se iba a reforzar las principales arterias de la ciudad con elementos disuasorios para evitar hechos similares a los ocurridos el pasado jueves en Barcelona.


Los repartidores no conocedores de este hecho se han visto que no podían salir de la calle Major por el cruce del paseo de las Germanies y preguntaban a los comercios del porqué de esos maceteros impidiendo la entrada. Los comerciantes les han dicho el motivo y los repartidores sorprendidos se han tenido que buscar la vida.


Cierto es que toda medida disuasoria es buena, pero más allá del hecho puntual del atasco de camiones, no es menos cierto que si han podido entrar en esta calle Major de poco sirven o han servido los elementos disuasorios dado que sí que pueden entrar por cualquier sitio –como se ve en la imagen- y alcanzar la velocidad necesaria para cometer una barbarie. Algo falla si se ponen maceteros para que no entre un vehículo de similares características y lo que ocurre es que no pueden salir.