Vecinos de Rafalcaid se niegan a pagar el último recibo urbano tras 15 años


La presidenta de la Asociación de Vecinos, Loli Rodríguez, explica los motivos del por qué no quieren pagar el último recibo de una urbanización que arrancó en 2002 y debía concluir en 2006. Además desvela deficiencias en las obras.




 

Vecinos de Rafalcaid se niegan a pagar el último recibo urbano tras 15 años

Los vecinos de Marenys de Ralfalcaid llevan 15 años aguantando. Las obras de urbanización de la Fase I comenzaron en 2002 y se les dijo que en cuatro años, aproximadamente, estarían finiquitadas. Han pasado ya tres lustros y la urbanización va camino de dos décadas con las obras inacabadas. Y ahora, según ha explicado la presidenta de los Vecinos de Rafalcaid, Loli Rodríguez, se pretende pasar al cobro la última cuota de urbanización de la zona.

La presidenta vecinal ha señalado a Cope-Onda Naranja que ''el anterior gobierno de Arturo Torró nos dijo que no habría que pagar esa última cuota por las deficiencias de las obras, por prescripción'' en una urbanización donde los vecinos solo piden que se quiten los postes de la luz y de teléfono que hay en mitad de algunas calles lo que no supondría ningún coste a los vecinos.

Loli Rodríguez aprovechó junto a otros vecinos las fiestas de la pasada semana a las que asistieron representantes del Gobierno de Gandia para abordar este tema y explica que ''el sábado, en el almuerzo del Día del Vecino hablamos con el concejal Miguel Ángel Picornell, y le expusimos los problemas que teníamos. Nos dijo que hablaría con el coordinador de Urbanismo, Vicent Mascarell, y con la propia alcaldesa, Diana Morant, y que en breve nos reuniríamos para buscar una solución lo mejor posible para todos''.

La presidenta insiste que la mayoría de vecinos nunca ha querido pagar la última cuota de urbanización ante las deficiencias que presenta y en donde nadie se ha hecho responsable de nada. Así las cosas, Loli Rodríguez deja caer que no les toca pagar porque ''si miramos las deficiencias de las obras y las certificaciones, las trapas de la luz no son las que figura en la memoria, son más endebles y baratas, y eso tiene un coste que hemos pagado nosotros como buenas; si alguien se atreve que compruebe la profundidad a la que debería ir las tuberías del agua potable y verá como no coincide con el proyecto dado que sale el agua hirviendo del calor'', entre otras muchas cosas más según señala la dirigente vecinal.

Por último, el inicio de esta nueva polémica los vecinos de Els Marenys y el Ayuntamiento de Gandia viene motivada según Rodríguez, ''porque el ayuntamiento dice que tiene una resolución judicial de un vecino que ha ganado y en donde pide que se acaben la urbanización. Si este vecino tiene delante algún problema y tiene dinero para pagarlo que lo haga pero se encontrará enfrente a cuatrocientas y pico casitas que no piensan pagar la última cuota''.

Pincha aquí para escuchar a Loli Rodríguez