Algunos representantes municipales del PP aseguran que la elección de Enguix fue un pucherazo


La crisis del partido popular se ha extendido a toda la comarca de La Safor, prueba de ello es que a punto de cumplirse dos años de la celebración del congreso comarcal, que se produjo el 10 de marzo de 2005, diversos representantes populares en municipios saforeños han salido a denunciar que en esta asamblea se produjeron numerosas presiones, que ahora se han reproducido en el ámbito local.




 

Algunos representantes municipales del PP aseguran que la elección de Enguix fue un pucherazo

La portavoz del Partido Popular de Simat de la Valldigna, Fernanda Llácer, ha denunciado que numerosos militantes recibieron presiones para que saliera elegido presidente comarcal Salvador Enguix en lugar de Fernando Mut, que era hasta el momento de la elección quien ostentaba ese cargo. Finalmente, con tan sólo dos votos de diferencia, salió elegido el alcalde de Beniarjó, Salvador Enguix.

 

Llácer ha explicado que las presiones ya comenzaron cuando el congreso en lugar de celebrarse el 24 de febrero, “tal y como deseaba la militancia de la comarca, se cambió al día 10 de marzo, para darles tiempo a cambiar los votos de algunas personas”. En este sentido ha comentado que “se les concedió la posibilidad de votar a Alfahuir, Almiserat y Benifairó, cuando si no estás registrado en las listas nacionales no puedes hacerlo y ellos, no lo estaban”. Asimismo, indica que un militante de Rafelcofer votó por Beniflà, sin que se justificara este hecho de ningún modo. Por todo ello, ha señalado que durante la elección de Salvador Enguix, se produjo un “pucherazo”.

 

Estas afirmaciones han sido apoyadas por otros militantes y representantes del PP en otras localidades como el concejal de Bellreguard, Brauli Serra; el exportavoz de Real de Gandia, Andrés Ascó y el portavoz de La Font d’En Carrós, Paco Muñoz. De hecho este último ha señalado que recibió amenazas respecto a su trabajo y el de su hijo porque apoyaba la candidatura de Fernando Mut, “porque pensaba que debilitar a Gandia, era debilitar a la comarca”.

 

Todos ellos han señalado que habían guardado silencio hasta la fecha, porque que consideraban que era lo que debían hacer por el bien del partido, “para dar una imagen cohesionada y fuerte, pero dados los hechos que se están produciendo, hemos salido a denunciarlo, puesto que si llegamos a saber en que íba a derivar hubieramos hablado antes”, señala Llácer.

 

Andrés Ascó ha incidido en el hecho de que dentro del Partido Popular no hay sectores campistas y zaplanistas “como se empeñan en señalar, sino gente que trabaja por el partido, pero vemos que desde que el Alfonso Rus fue elegido presidente provincial, las cosas, han cambiado”. Ascó asegura que Rus les prometió que existiría una continua interlocución con los portavoces y que sin embargo no ha sido así. Las continuas peticiones a favor de Real de Gandia, que Ascó realizó y el silencio que se ha producido por parte de Valencia, motivaron que presentara su dimisión como portavoz del Partido Popular de la localidad.