Malestar en comerciantes por la falta de acción de la Cooperativa del Centro


La calle Major de Gandia que en su día fue la ''milla de oro'' de la capital de la Safor y que va camino de convertirse en ''Chinatown'' según relatan algunos comerciantes, ahora con los actos vandálicos de la mañana de hoy lamentan la inacción de la Cooperativa de la que son socios dado que desconocen su condena, apoyo o reclamación de mejoras en materia de seguridad.




 

Malestar en comerciantes por la falta de acción de la Cooperativa del Centro

Ni un comunicado ni una condena ante los actos vandálicos. Así de sorprendidos se muestran algunos de los comerciantes asociados a la Cooperativa Comercial que preside Pedro Izquierdo Sanz ante lo sucedido esta misma mañana en plena calle Major y que afecta a una veintena de comercios.


Algunos de los socios que pagan sus cuotas esperaban que los servicios jurídicos de la Cooperativa pudieran orientar qué hacer ante este tipo de situaciones así como una condena por parte de la entidad que les representa y por último, proponer soluciones para que este tipo de actos vandálicos no vaya a más. Otros socios que no tienen sus establecimientos en la calle Major se han enterado a través de las redes sociales de lo ocurrido con las cristaleras y el ácido en una veintena de comercios, por lo que también han echado en falta mayor información e implicación de la directiva de la Cooperativa.


Así las cosas, esta mañana algunos de esos socios desconocían a última hora de la mañana si se habían realizado gestiones con el Ayuntamiento de Gandia de cara a aumentar o dotar de mayor presencia policial la calle Major sobre todo en cuanto a vigilancia nocturna, por lo que deberán esperar a mañana para ver si alguien publica algún acuerdo o reclamación al consistorio o simplemente se queda en anecdótico esta serie de actos vandálicos.



El malestar entre algunos de los asociados es patente ante la falta de acción, información o formación no solo en este tipo de problemas sino de cara a la mejora de la entidad que, poco a poco va haciendo mucho más grande la sangría de socios.