Sigue la presión en la Font para que Conselleria no olvide la situación


Unos sesenta alumnos de los casi trescientos que hay en el colegio Francesc Carròs acuden a clase ante la imposibilidad de quedarse en casa o con familiares. Desde la AMPA se sigue presionando para que la Conselleria de Educación no se olvide del problema de este centro educativo de 1961 y que se cae a trozos.




 

Sigue la presión en la Font para que Conselleria no olvide la situación

Siguen las protestas en el colegio Francesc Carròs de la Font. Ayer unos sesenta alumnos acudieron a clase de los casi 300 que deberían hacerlo. Se trata, a pesar del voto de confianza dado a la Conselleria, de mantener la presión para que no se olvide ni la protesta ni la situación en la que se encuentran los alumnos.


En la asamblea del viernes por la noche se decidió dar libertad para que los padres llevaran o no a sus hijos al colegio. La mayoría ha continuado con la protesta y los casi sesenta que han acudido ha sido también porque sus padres no pueden dejarlos en casa o con familiares.


Mañana miércoles, está previsto que se inician unas pruebas técnicas en el colegio destinadas a la evaluación del estado de la estructura, por lo que se volverán a vaciar las aulas afectadas. Para que quienes acuden al colegio no se queden sin hacer nada, tanto el Ayuntamiento de la Font como la AMPA están estudiando disponer de un grupo de monitores para que el alumnado no se quede necesariamente en casa o con los familiares y pueda, aun no siendo en el colegio, realizar actividades educativas y lúdicas, es decir, no pierdan el contacto con el temario y sigan realizando actividad.


El voto de confianza a la Generalitat sigue en pie pero la AMPA no quiere que se olvide al no haber presión en la calle, por lo que siguen en contacto para que la recolocación de los alumnos sea una realidad, al menos, en los edificios ofrecidos por el consistorio fontero como puedan ser el edificio Polivalent, la escoleta Ninos o el Patronato.