La Policía halla 40 kilos de marihuana en Bellreguard, Ador y Gandia


Agentes de la Comisaría de Gandia desmantelan tres puntos de cultivo y distribución de droga y detienen a seis personas de entre 25 y 59 años, todos españoles a excepción de un francés. Un sexto detenido lo ha sido por robo con violencia al llevarse una mochila con cogollos.




 

La Policía halla 40 kilos de marihuana en Bellreguard, Ador y Gandia

Agentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría de Gandia han detenido en Bellreguard, Ador y Gandia a cinco personas de entre 25 y 59 años, de origen español y francés, como autoras de un delito contra la salud pública como consecuencia de tres operaciones realizadas durante este mes de octubre. Se detuvo una sexta persona de 37 años, de origen español, como autor de un delito de robo con violencia al intentar llevarse una mochila llena de cogollos de marihuana de uno de los domicilios.

Primer hecho en Bellreguard
Las investigaciones se iniciaron al tener conocimiento los agentes que en la localidad de Bellreguard había una vivienda en la que se podría estar cultivando sustancias estupefacientes, concretamente marihuana por parte de un matrimonio. Durante las investigaciones los policías localizaron la vivienda y averiguaron la identidad de los propietarios, así como que de la misma emanaba un fuerte olor a marihuana.


Siguiendo con las investigaciones, los agentes observaron a un joven, de 25 años, de origen francés, que salía del domicilio con sus propias llaves y que posteriormente se pudo averiguar que se trataba del cuñado del matrimonio que cuidaba las plantas en ausencia de éstos.


Finalmente, los policías realizaron una entrada y registro en el domicilio donde intervinieron, 92 plantas de marihuana con un peso de 20.130 gramos, por lo que detuvieron al joven y al matrimonio, como presuntos autores de un delito contra la salud pública.


Segundo hecho en Ador
Las investigaciones se iniciaron al tener conocimiento los agentes que en una vivienda de la localidad de Ador se podría estar cultivando marihuana por parte de un hombre de nacionalidad española


Durante las investigaciones los policías localizaron la vivienda de la que emanaba un fuerte olor y averiguaron la identidad de su propietario, un hombre de 39 años.

Finalmente, como fruto de las investigaciones los agentes realizaron una entrada y registro, donde localizaron un habitáculo habilitado con sistemas de iluminación, ventilación y regadío para la plantación y cultivo de marihuana, así como 100 maceteros con restos de haber tenido dichas plantas. También se entrevieron dos plantas de marihuana, 41 esquejes con cogollos en proceso de secado, un capazo con hojas de marihuana sin cogollo todo ello, con un peso de 17.500 gramos, por lo que se detuvo al propietario de la vivienda, como presunto autor de un delito contra la salud pública.


Tercer hecho en Gandia
Los hechos ocurrieron el 22 de octubre en Gandía, cuando los agentes realizaban labores de prevención, fueron comisionados por la Sala del 091, para que se dirigieran a una calle de la localidad, donde al parecer una persona acaba de entrar en una casa por la fuerza y huía del lugar en bicicleta.

Los policías se dirigieron al lugar donde al llegar observaron como Policía Local tenía detenido a un joven de 37 años, de origen español, como autor de un robo con fuerza y otro contra la salud pública, el cual portaba una mochila que contenía una bolsa de rafia con gran cantidad de cogollos de marihuana y un cincel.

Los Policías Nacionales tras realizar diversas gestiones averiguaron que la vivienda que había sufrido el robo, en su interior había una planta de unos dos metros de altura en un huerto interior, así como restos de marihuana en otras partes de la casa.

Como consecuencia de las investigaciones los policías han detenido al propietario de la vivienda un hombre de 59 años, de origen español, como presunto autor de un delito contra la salud pública.

De los detenidos, tres de ellos con antecedentes policiales, uno ha pasado a disposición judicial, mientras que el resto ha quedado en libertad tras la obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando fueran requeridos.