Luz para un tren que une partidos y comarcas y que los políticos apagarán


El sábado unas cinco mil personas quisieron aportar luz al tren de la Costa, a ese ferrocarril que debería unir en pleno siglo XXI a la Safor y la Marina, a la provincia de València y la de Alicante. Hoy se volverá a apagar la luz y permanecerá a oscuras como lleva desde hace 43 años.




 

Luz para un tren que une partidos y comarcas y que los políticos apagarán

Miles de luces intentaron aportar el sábado la luz necesaria para que unos políticos atiendan las reivindicaciones históricas de un pueblo, de una comarca y de una provincia pero multiplicado por dos. El tren Gandia-Bellreguard-Oliva-Dénia logró reunir a unas cinco mil personas en la explanada del Parc de l’Estació de Oliva para hacer ver a la Generalitat (PSOE-Compromís y Podemos) y al Gobierno de España (PP) que todos esos partidos son capaces de unirse para reclamar un derecho que les fue robado hace 40 años y que hoy lunes, si no lo remedia el president Ximo Puig y el ministro Íñigo Gómez de la Serna, volverá a enterrarse las esperanzas de centenares de miles de habitantes desconectados por vía férrea en pleno siglo XXI.

De hecho, Oliva fletará hoy dos autobuses para que los vecinos protesten de forma pacífica durante la mañana de hoy frente a la sede de Renfe-Adif donde el president de la Generalitat y el ministro de Fomento, volverán a enterrar las vías del tren de la costa tal y como hicieron sus antepasados en el cargo. Hoy los políticos, algunos, volverán a apagar esa luz que el sábado hicieron brillar miles de personas reclamando algo que les pertenece: el derecho a comunicarse entre comarcas a través del transporte ferroviario.