La crisis de la basura sigue en pleno apogeo en las ciudades de Gandia y Oliva.


La crisis de la basura sigue en pleno apogeo en las ciudades de Gandia y Oliva, ya que la Consellería insiste en que deben llevar sus basuras a Benidorm, planta de transferencias que se ha comprometido a no aumentar el coste de la tonelada de basura, pero desde las localidades se insiste en que esa, no es una alternativa viable, dado que lo que se incrementa es el coste del transporte y que los camiones no pueden realzar ese recorrido tan largo todos los días. La Consellería insiste en que es una medida provisional, dado que el próximo 20 de agosto, espera abrir las puertas de la planta de transferencia de la Sabor, pero la cosa no está tan clara, sobre todo después de que el alcalde de Villalonga asegurara que en su término municipal no se va a instalar la planta de transferencias porque no se genera la basura suficiente para justificar la infraestructura. Así las cosas, el Ayuntamiento de Gandia sigue con su gabinete de crisis convocado, y aunque ha asegurado que la basura se va a recoger con total normalidad, no se sabe cual será definitivamente el destino de estos residuos.




 

La crisis de la basura sigue en pleno apogeo en las ciudades de Gandia y Oliva.

El alcalde de Gandia, José Manuel Orengo ha informado de que el Ayuntamiento recurrirá la sentencia que da la razión al Arzobispado de Valencia respecto a la titularidad de la plaza y el centro cívico de Marxuquera.

Al parecer, estos terrenos figuran como terrenos propiedad de la entidad religiosa en un documento que data de 1953, no obstante, esta parcela y los edificios que en él se ubican figuran como propiedad municipal en diversos documentos con fecha de 1974.

El alcade de la ciudad, no renuncia a recuperar la titularidad de esta zona de Marxuquera, pero de no lograrse un resultado favorable por parte de los tribunales, también se ha contemplado la posibilidad de conmutar estos terrenos al Arzobispado, con otros de caracter municipal ubicados en el Grao de Gandia.