La Policía Nacional detiene a un vecino de Gandia por causar un incendio


Una mujer, vecina del detenido, tuvo que ser atendida por ansiedad. El arrestado quemó rastrojos en el jardín de su casa y se extendió a la vivienda de su vecina provocando que se quemara el plantío que separa el vallado.




 

La Policía Nacional detiene a un vecino de Gandia por causar un incendio

Agentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría de Gandia han detenido en la capital de la Safor a un hombre 75 años, de origen español, como autor de un delito de incendio, tras quemar rastrojos en el huerto de su casa y que el fuego se propagara a las casas colindantes quemando plantío de separación de viviendas y enseres del jardín. Tuvieron que auxiliar a una mujer que le costaba respirar por la inhalación de humos.

Los hechos, tal y como les informó Cope-Onda Naranja (ver noticia), ocurrieron sobre las doce de la mañana cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigiesen a una casa de Gandia, donde al parecer había un incendio.

Los policías se dirigieron rápidamente al lugar donde al llegar observaron una espesa columna de humo que emanaba de dos viviendas y en la que en una de ellas se encontraba una mujer a la que le costaba respirar, a la vez que presentaba un cuadro de ansiedad, por lo que los agentes la sacaron de la casa.

Los policías averiguaron que momentos antes un vecino había comenzado a quemar rastrojos en el huerto de su casa y que la mujer ya le había avisado que no debía hacerlo ya que hacía mucho aire por lo que podría ser peligroso, a lo que al parecer el hombre respondió que era su casa y hacía lo que quería.

Finalmente, los agentes comprobaron que la fogata estaba dentro de la casa del vecino así como que el fuego se había extendido a las casas colindantes, provocando que se quemara el plantío de separación de éstas, además de la tarima de la piscina y demás enseres de jardín, por lo que el hombre fue detenido como presunto autor de un delito de incendio.

El detenido, sin antecedentes policiales, tras ser oído en declaración fue puesto en libertad, no sin antes ser advertido de la obligación de comparecer ante la Autoridad Judicial cuando para ello fuese requerido.