El Presidente de la Diputación inaugura la mejora del tramo de carretera entre el Barranco de Beniopa y La Drova.


Con la asistencia de los alcaldes de Gandía y Barx, Jose Manuel Orengo y María Hernandis, respectivamente




 

El Presidente de la Diputación inaugura la mejora del tramo de carretera entre el Barranco de Beniopa y La Drova.

El presidente de la Diputación, Fernando Giner, ha inaugurado esta mañana, el acondicionamiento y reforma del firme del tramo de la carretera CV-675 entre el Barranco de Beniopa y La Drova.

 

#foto2der#

A su llegada al punto de encuentro, Fernando Giner fue recibido por la alcaldesa de Barx, María Hernandis, y el alcalde de Gandía, José Manuel Orengo, las Corporaciones Municipales y demás autoridades invitadas. Junto con el presidente asistieron los diputados Provinciales Purificación Martí, Rafael Perales, Enrique Crespo; y el Jefe de Carreteras, José Antonio Aranda.

 

El presidente de la Diputación, en su intervención, dijo que “este acto viene a culminar muchas ilusiones, por lo que inauguramos este proyecto llenos de gozo. Han sido muchos los problemas que se han tenido que superar desde que se presentó el primer proyecto en 1994. El segundo proyecto, que data de 2003 hubo de modificarse después de licitarse y adjudicarse. Y es que no se podía cerrar la carretera entre Barx y Gandía, puesto que la vinculación entre ellos es fundamental”.

 

“Quiero agradecer el trabajo realizado por el diputado responsable del Área de Carreteras, Enrique Crespo; del Jefe de Carreteras, José Antonio Aranda; y por todo el personal que ha participado en la realización de esta obra que ha resultado muy complicada pero cuyo resultado ha sido modélico”, explicó Giner.

 

Más adelante el máximo responsable de la Corporación Provincial dijo que “todas estas mejoras están incluidas en el primer Plan Integral de Carreteras. Es evidente que la ejecución de dicho plan se debe única y exclusivamente a la inequívoca voluntad política de apostar por un proyecto, con su consiguiente dotación presupuestaria, y cuyos plazos se están cumpliendo escrupulosamente”.

 

Giner anunció la inmediata puesta en marcha de una nueva fase en los proyectos previstos para la mejora de esta importante carretera, y que estaba reivindicada desde hace mucho tiempo, principalmente por los vecinos y vecinas de Barx.

 

 La obra, cuyo coste ha supuesto más de 1.5 millones de euros por parte de la Diputación de Valencia y cuyo periodo de ejecución ha sido de 14 meses, ha consistido en el acondicionamiento del trazado, la ampliación de la calzada y la mejora del firme de la carretera existente entre el PK 9+240 y PK 9+642 de la carretera CV-675, solucionado con ello los problemas existentes.

 

El barranco de Beniopa y La Drova se caracteriza por tener un trazado típico de carretera de montaña con radios muy reducidos y un ancho de plataforma muy estricto, que en algunos puntos no alcanza los 4,50 metros, por lo que provoca que no se puedan cruzar dos vehículos pesados.

 

El alcalde de Gandía, José Manuel Orengo, dijo que “ésta era una obra necesaria porque permitía aumentar la seguridad a la parte interior de Gandía. Y a la vez era ponderada porque no era fácil de hacer, era un trazado difícil, pero se habían encontrado soluciones imaginativas y creo que es una obra satisfactoria”.

 

Por su parte, la alcaldesa de Barx, María Hernandis, explicó que “era un día muy importante para todos aquellos que a diario se desplazan de Barx a Gandía. Se trataba de una reivindicación histórica. Y aunque el tramo pertenece al término de Gandía, hemos sido los vecinos y vecinas de Barx quien más hemos reivindicado el proyecto. Esta carretera es el auténtico cordón umbilical que une estos dos municipios. Por ello quiero agradecer en mi nombre y en el de los vecinos de Barx el interés que se tomó el presidente de la Diputación, Fernando Giner, en la realización de la obra. También el las facilidades ofrecidas por el alcalde de Gandía”

 

 

La longitud de la actuación ha sido de 402 metros, y la sección transversal conseguida con la ampliación de 8,00 metros , distribuida en una calzada de 7,00 metros y arcenes de 0,50 metros.

 

En función de la solución adoptada para la ampliación de la plataforma se pueden distinguir 3 zonas:

 

La primera, de 245 metros de longitud, en la que la ampliación se ha conseguido mediante la construcción de un muro ecológico, cuyo relleno se ha realizado con tierras reforzadas tipo malla dispuestos en capas alternadas con las tierras Este tipo de refuerzo ha permitido el establecimiento de vegetación en la cara vista del muro ecológico.

 

En la segunda, la carretera salva el barranco de les Revoltes, mediante un nuevo puente oblicuo de vano único de 18 metros de luz libre y 9,60 metros de anchura, formado por cuatro vigas de hormigón pretensado unidas superiormente mediante losa de compresión.

 

La tercera, situada entre el estribo del puente lado Barx y el final de la actuación corresponde a una carretera de nuevo trazado en desmonte y a continuación, una ampliación de la carretera existente hasta enlazar con la carretera actual.

 

Las obras se han completado con los firmes, el drenaje, la señalización horizontal y vertical, el  balizamiento, elementos de protección de taludes y restauración paisajística de zonas muertas.

 

MURO ECOLÓGICO

 

El muro ecológico es una estructura de suelo reforzado por medio de mallas de material geosintético intercaladas entre capas de relleno granular apto para terraplén de 50 cm de espesor. El paramento exterior del muro se termina mediante aporte de tierra vegetal, cuya apariencia final es la de un talud con un grado de verticalidad considerable sobre el que se siembran especies vegetales, quedando integrado en el entorno natural.

 

La estructura se protege del posible flujo horizontal de agua mediante un sistema de drenaje en el trasdós formado por una malla tridimensional de nylon recubierta con geotextil. La malla conduce el agua hasta un tubo de drenaje horizontal. El tubo dispone de salidas al barranco en los puntos bajos.

 

 

 

PUENTE SOBRE EL BARRANCO DE LES REVOLTES

 

 

 Se ha construido un puente para salvar el Barranco de les Revoltes con una luz aproximada de 18 metros y una anchura total de 9,60 metros. La estructura se adapta al trazado de la carretera mediante una pendiente longitudinal constante del 7% y una pendiente transversal del 2%.

 

El tablero es de planta oblicua y está formado por cuatro vigas de hormigón pretensado en doble T con un canto total de 1,2 m y una longitud total variable entre 16,7 y 18,7 m. La losa superior del tablero es de hormigón armado de 25 cm de canto y se ejecuta sobre losas prefabricadas dispuestas entre las vigas, que sirven de encofrado perdido. La losa se pavimenta con mezcla bituminosa y se remata a ambos lados mediante una barrera rígida de contención de vehículos.

 

Los estribos son de hormigón armado y están cimentados sobre zapatas. El estribo del lado más próximo a Gandía está anclado al terreno mediante cuatro anclajes activos. Los anclajes permiten la construcción de un estribo estable ocupando el mínimo espacio posible. Esta solución del estribo ha permitido la construcción del puente sin cortar el tráfico en la carretera.