Obituario: Fallece en el Grau de Gandia, Mari Carmen Pérez, ex concejala


Fue una mujer avanzada a su época y pilar de los socialistas en Gandia. En una foto histórica para ella, se le ve como pionera entre un mundo de hombres.




 

Obituario: Fallece en el Grau de Gandia, Mari Carmen Pérez, ex concejala

Mari Carmen Pérez Martí, más conocida también por Mari Carmen de Marcel·lí, ha sido una de esas políticas de raza, de sentimiento, de represión, de fascinación, de implicación de por vida. Ha sido una de esas mujeres fuertes, graueras, como pocas lamentablemente hay en la historia de la política local. Siempre atendía a los periodistas y siempre tenía el buen consejo para con sus vecinos, sus militantes, y su familia.


Fue pionera en muchísimos ámbitos de la política y la sociedad. Vivía por y para el Grau. Aun estando fuera del ámbito político, seguía como buena vecina compartiendo pasión y trabajo por su querido y estimado Grau.


Todavía recuerdo y recordábamos a menudo, cómo tuvo que ser la primera mujer escoltada por la Policía Local de Gandia desde su trabajo en el Ayuntamiento de Gandia a su casa del Grau. El motivo, ahora con el paso de los años, pueda parecer ridículo. Y algunos se lo agradecieron y otros ni eso. Pero una mayoría desconocerá el motivo. Mari Carmen fue una de las propulsoras de la peatonalización de calles. Y la primera fue en su Grau. Lo que hoy todos conocemos como ''la peatonal'' o el Carrer La Verge, fue la primera calle donde se prohibió el paso de vehículos y se dio prioridad a las baldosas para ganar terreno para el peatón. Eso le costó mil y un disgustos. Hasta el punto de llegar a recibir amenazas, de ahí la escolta policial en los años 80. Hoy, todo son elogios para esa calle histórica y de postal donde miles de turistas y vecinos pasean, compran o comen y cenan con el sabor ''a salobre''.


Fue concejala del Ayuntamiento de Gandia y nunca dejó de lado su barrio, el poblado marítimo del Grau. Ella era una mujer de esas que sentía el Grau tan adentro que cualquiera le discutía si era o no parte de la ciudad de Gandia. Ella era, es y será por siempre “grauera”.


Vio, gracias a Dios, cumplido el sueño hace ahora casi un año de poder participar en el homenaje a su padre, Marcel·lí Pérez, de hecho el centro social del Grau, que antaño fue un cuartel de la Guardia Civil, lleva su nombre desde hace décadas. Por eso jamás renunció a ser Mari Carmen de Marcel·lí.


Con la Democracia recién instaurada luchó hasta la saciedad para que el Grau tuviera Junta de Distrito y el estatus diferente semblante a los antiguos pueblos anexionados como Benipeixcar y Beniopa. De hecho, fue una gran impulsora del movimiento vecinal grauero y sobre todo, una mujer adelantada a los tiempos que corrían y que había pasado y vivido mucho. En la imagen se le puede ver como la única mujer de la época rodeada de hombre.


Hoy, el gran corazón de Mari Carmen Pérez Martí se ha apagado, pero su legado queda y quedará por siempre en el Grau de Gandia. Ella así lo sintió y así lo vivió, haciendo también partícipes a quienes no conocían o dudaban de las bondades de vivir junto al mar en invierno y en pleno verano.


De hecho, una de sus últimas apariciones ha sido en el vídeo de la Agència Valenciana del Turisme que, para promocionar a nivel nacional e internacional, la Comunitat Valenciana salía ella con su amiga de toda la vida.


Hoy la calle La Verge, la peatonal, queda huérfana de quien pasaba horas y horas allí hablando, dialogando y buscando soluciones para el Grau y sus habitantes. Ya no estará en Casa Rosario, ni en las caminatas de Sant Nicolau, tampoco a las puertas del Centro Social o preocupándose por los marineros, el servicio médico o las conexiones de transporte con Gandia.


A nivel de partido, el Socialista, fue un gran pilar y maestra de concejales y concejalas. La nombraron presidenta de honor de los socialistas gandienses y raro era no verla cada año en el Cementerio de Gandia recordando a quienes lucharon por las libertades.


Desde Cope Onda Naranja nos sumamos a tan gran pérdida y nos unimos al más sentido pésame a familiares y amigos. Sobre todo a su hijo, Tomàs Valor Pérez, a su nuera Lola García Moncho quien también siguió algunos de sus pasos, y de su nieta, Blanca Valor Garcia.

El entierro tendrá lugar esta tarde, a las 16.30 horas, en la Iglesia que tanto pisó, la de San Nicolás de Bari Obispo, en su querido Grau. La capilla ardiente está instalada en el Tanatorio Mondúver de Gandia.


Descanse en Paz, Mari Carmen de Marcel·lí.