El Papa Francisco elige al pintor gandiense José Lull para El Vaticano


La obra Monaguillos tocando las campanas es elegida por el Sumo Pontífice para ilustrar la revista de la Santa Sede. El pintor gandiense atesora una espectacular obra con marcado carácter religioso.




 

El Papa Francisco elige al pintor gandiense José Lull para El Vaticano

Entrar en su estudio es adentrarte en un mundo de óleos, de pasión y de colores que evocan otras épocas más propias del Renacentismo. Sus rojos y blancos, sus estantes caobas y sus encuerados libros desprenden aroma de sacristía entrecruzada con la inocencia traviesa de sus protagonistas. Son los inigualables y mundialmente conocidos, monaguillos de José Lull. Su obra más celestial que estas Navidades ha sido elevada a los altares, y más concretamente al del Santo Padre.


Con la misma modestia que se pasea por Gandia, José Lull explica que es todo un reconocimiento a toda una vida pintando, pero lo que tiene claro es que no todos los días llaman a uno de El Vaticano para decirle que, a Francisco, le gusta el trabajo que Lull hace. Aunque ello conlleve que, ante la sorpresa, no atine a saber qué Francisco requiere su obra. Cuando le explicaron que era Su Santidad, no se lo acababa de creer. Le pedían permiso para utilizar una obra suya pero, al saber para dónde era el encargo y de quién se trataba sugirió crear uno nuevo. Las dudas no se hicieron esperar en El Vaticano habida cuenta que el Papa Francisco ya había requerido el cuadro concreto. Cuando José Lull dijo que elaboraría otro más acorde y actualizado y lo haría llegar a la Santa Sede, algunos dudaron.


Cuando el Papa vio la obra de Lull ex professo para El Vaticano no dudó un momento y reconoció que la remitida y recién pintada por el gandiense era mucho mejor. Así, los Monaguillos tocando las campanas llegaron desde Gandia a El Vaticano. Como en los antiguos tiempos de los Borja. Esta vez, el arte valenciano llega a la Santa Sede de la mano del prestigioso pintor gandiense, José Lull.