Compromís considera un ataque al valenciano las exigencias de señalización


Así lo ha explicado el senador territorial Carles Mulet, el cual ha anunciado ─tal y como se ha dado a conocer en un comunicado─ que la coalición reclamará explicaciones desde el senado respecto a la señalización en Bellreguard. 




 

Compromís considera un ataque al valenciano las exigencias de señalización

La coalición política Compromís ha manifestado mediante un comunicado su indignación respecto a las recientes exigencias del delegado del gobierno Juan Carlos Moragues relacionadas con la señalización de tráfico de Bellreguard, debido a las quejas presentadas por una persona que fue multada, según él, por no entender una señal. Según parece, se insta al alcalde de Bellreguard mediante un requerimiento a remitir una certificación para hacer cumplir la normativa de las señales de tráfico, lo que desde Compromís han considerado como un ataque a la lengua valenciana.

Mulet esgrime que la legalidad española no parece entender de localismos, ni de recuperación de lenguas o de la voluntad de ser de un pueblo. Tratar de aniquilar señales que indican desde hace años que algunos espacios están «reservat ajuntament» o que prohíbe estacionar «als dos costats» , acompañada de señales mundialmente conocidas supone una voluntad de rizar el rizo y perseguir esta lengua, como si los problemas de los ciudadanos o de Bellreguard fueran de esta índole.

Por otra parte, el alcalde del municipio saforense ha instado al gobierno central a preocuparse por problemas que de verdad incumben a los vecinos de la localidad, como el paso de la N332 que divide en dos el núcleo urbano y que, en palabras del alcalde, corrompe nuestra convivencia poniendo en riesgo la vida de vecinos y vecinas.