Valencia presenta por primera vez en España un robot médico


La multinacional española Palex Medical presenta en el Hospital Doctor Peset su Robot de Presencia Remota Blasco destaca el compromiso de Sanitat para introducir las últimas novedades en comunicación El RP-7 permite al médico tener un acceso directo al hospital desde cualquier parte La alta tecnología utilizada consigue llevar al especialista allá donde haga falta




 

Valencia presenta por primera vez en España un robot médico

La multinacional española Palex Medical S.A. ha presentado esta mañana del en el Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia su nuevo Robot de Presencia Remota RP-7, una plataforma móvil de comunicación robótica que permite al médico tener un acceso directo al hospital desde su casa, su despacho o desde cualquier otro centro sanitario.

 

“El hecho que una empresa de larga experiencia en el ámbito sanitario como Palex Medical elija a un hospital público valenciano para realizar la presentación nacional de este nuevo robot, demuestra una vez más la posición estratégica de la Comunitat Valenciana en tecnología sanitaria y su firme compromiso con la introducción de nuevas tecnologías de la comunicación en el mundo sanitario”, destacó el conseller de Sanitat, Rafael Blasco, quien presidió la presentación.

 

El RP-7, fabricado por InTouch Health Inc., ha sido así presentado por primera vez en España después de su éxito en Estados Unidos y algunos países europeos. El acto contó también con la presencia de la doctora Carmen Snabb, Gerente del Departamento de Salud 10 (Hospital Doctor Peset), David Stuart, vicepresidente internacional de InTouch Health Inc., Joan B. Comes, Jefe de Línea de la División Robótica de Palex, Alfredo Rico, Gestor de Grandes Cuentas de Palex en la zona de Levante, y Camil Giralt, Director de la División de Ingeniería de Palex Medical.

                       

El RP-7, primer robot de presencia remota del mundo, supone una forma radicalmente nueva de comunicar a los pacientes con sus médicos usando la alta tecnología. El médico puede observar al paciente, ver los resultados de las pruebas que se le han practicado y comunicarse con el enfermo para resolver sus dudas. Además, la presencia remota permite a los especialistas estar donde esté el paciente en cualquier momento, desde cualquier lugar.

 

Acercar al especialista

 

“La idea no es prescindir de los médicos en los hospitales, sino permitirles estar en más de un sitio al mismo tiempo y conseguir llevar al especialista allá donde más se le necesite”, ha señalado Joan B. Comes, Jefe de Línea de la División Robótica de Palex. Así, el RP-7 es especialmente útil para consultas “virtuales” desde centros de atención primaria, para urgencias (se reducen los tiempos de desplazamiento), plantas de hospitalización (como apoyo entre médicos residentes de guardia y adjuntos, por ejemplo), unidades de enfermedades infecciosas donde el paciente o el personal sanitario estén aislados y se quieran evitar contagios… Además, en hospitales docentes permite realizar el pase de visitas sin necesidad de que estén presentes todos los residentes.

 

En la presentación se ha podido ver el funcionamiento de este robot que, controlado desde el Salón de Actos del centro valenciano, ha visistado a un paciente hospitalizado en la planta de Cirugía Vascular, eso sí, siempre acompañado por la enfermera encargada.

 

Las visitas médicas con el RP-7 permiten revisar los signos vitales del paciente, drenajes, estado de las heridas, atender las dudas del paciente y establecer un diálogo bidireccional con él.

 

Alta tecnología

 

El sistema robótico de presencia remota RP-7 cuenta con una Estación de Control desde la que el médico conduce y maneja el robot. Esta estación de control tiene integrados cámara, micrófono y un joystick para el control adecuado del robot. Además, incorpora el software necesario para acceder a datos como radiografías digitales, pruebas analíticas e historia clínica del paciente, que sirven de apoyo en todo momento al médico.

 

El robot RP-7 usa un sistema de impulsión omnidireccional al estilo humano que le permite maniobrar con seguridad en el entorno hospitalario bajo el control directo de un médico. Además, está equipado con un sistema de sensores para evitar colisiones que proporciona al médico que lo maneja la visión añadida para conducirlo con seguridad.

 

La estación de control se telecomunica con el robot a través de una conexión a Internet de banda ancha y conexiones locales inalámbricas. Al mirar hacia la pantalla de la estación de control, el médico puede ver lo que el robot contempla y escuchar lo que dicen los pacientes al robot. Al mismo tiempo, los pacientes pueden ver al médico en pantalla y hablar con él normalmente.