El PP arremete contra la zona azul en los alrededores de la Renfe


Guillermo Barber, concejal del grupo popular en el Ajuntament de Gandia, ha comparecido esta mañana para «denunciar el afán recaudatorio del gobierno de Diana Morant» en lo referido, principalmente, al hecho de convertir las plazas de aparcamiento cercanas a la estación en zona azul.




 

El PP arremete contra la zona azul en los alrededores de la Renfe

«Diana Morant está obsesionada con castigar a los ciudadanos de Gandia». Esas han sido las contundentes palabras del concejal del grupo popular Guillermo Barber, el cual ha comparecido en rueda de prensa  esta mañana con el fin de criticar una serie de medidas tomadas por el gobierno local que, de acuerdo a sus palabras, se deberían únicamente a un «afán recaudatorio del gobierno de Diana Morant», el cual no repercutiría en un bienestar para la ciudadanía. « [...] las decisiones que ha tomado [el gobierno] están contribuyendo a arruinar el bolsillo de los ciudadanos de Gandia », afirmaba Barber.


Tras señalar el hecho de que desde el gobierno de PSPV-PSOE y Més Gandia hayan rescatado dos párquines ─de acuerdo a Barber, de manera innecesaria─ por valor de 20 millones de euros, el concejal del PP ha criticado también la decisión de ampliar la zona azul, haciendo especial énfasis en aquellas plazas que conciernen a la zona cercana a la estación de Renfe, hecho que considera consecuencia de una «poca visión y un nulo proyecto de ciudad de una alcaldesa que lo es con el peor resultado de la historia de su partido», comentaba el popular.


Tal y como sostiene el concejal, el hecho de convertir las plazas de aparcamiento cercanas a la estación en zona azul provocaría que los vecinos de localidades cercanas, al desplazarse a València mediante el uso del cercanías, optarían por utilizar otra estación próxima ─como, por ejemplo, la de Xeraco─ en la que no deban preocuparse de renovar el ticket de aparcamiento con cierta periodicidad al no existir la limitación de la zona azul, lo que implicaría que el negocio local se viese afectado, ya que dejaría de disponer de esa potencial clientela que acudía a Gandia con el objetivo de desplazarse mediante el tren ─hecho que, según Barber, podría repercutir en el cierre de varios locales─. «La política de Diana Morant está provocando que la gente pierda la costumbre de venir a Gandia, porque las facilidades están en el extrarradio», aseguraba el popular.