Extreman la protección a una mujer de Gandia cuyo violador se ha fugado


La Policía tiene orden de búsqueda, captura e ingreso en prisión para Juan Manuel R. S. La víctima ha relatado a Cope-Onda Naranja su temor al no saber dónde está su agresor que ha sido condenado a 9 años de cárcel por el Tribunal Supremo.




 

Extreman la protección a una mujer de Gandia cuyo violador se ha fugado

La Policía Nacional ha extremado las medidas de protección para una vecina de Gandia. Su ex pareja, Juan Manuel R. S., está en busca, captura, y detención inmediata e ingreso en prisión. Está condenado a 9 años y 2 meses de cárcel por violarla. Está huido de la Justicia. Alegó una vasectomía para anular el juicio. El Tribunal Supremo anuló la condena inicial, ordenó repetir el juicio y ahora este mismo tribunal, el Supremo, ha sentenciado que es culpable de agredir sexualmente a su ex pareja en su domicilio de Gandia, del que huyó despavorida haciéndole creer a su violador que había quedado con una amiga y que si no llegaba a la cita ésta se preocuparía.


Así huía del calvario esta mujer que fue a refugiarse a casa de unos vecinos, no sin antes haber pedido auxilio a través de la ventana de su casa cuando la estaban agrediendo. El vecino la acompañó a la Comisaría y se inició todo el procedimiento.


Fue en abril de 2012, en su casa de un barrio de Gandia. Juan Manuel R. S., violó a su ex pareja sentimental, llevando una máscara en la cara, un cinturón y una botella de whisky. La arrastró de los pelos y la obligó a tener relaciones sexuales.


El fugitivo condenado adujo que las relaciones fueron consentidas y quiso demostrar que tenía la zona genital dolorida y afectada por puntos de sutura debido a una vasectomía que se realizó. Con ello obligó a la Audiencia de València a revisar la condena inicial que se le puso en septiembre de 2015. Ahora, el Tribunal Supremo ha dejado claro que cometió la violación y lo ha condenado a nueve años y dos meses de cárcel.


La víctima, según ha relatado a Cope-Onda Naranja, teme por su integridad si no encuentran al fugitivo violador, pues tras agotar todos los recursos posibles, ha estado seis años en plena libertad, con el calvario que eso ha supuesto para la víctima y ahora, con la condena ya firme, se ha fugado por lo que teme que pueda tomar represalias contra ella al tener que ingresar en la cárcel o que permanezca huido de la Justicia y no pague por la brutalidad que hizo.