Gandia adjudica a Cruz Roja el servicio de vigilancia de las playas


A falta de que pueda presentarse impugnaciones, los profesionales de la entidad trabajan a contra reloj para prestar el servicio a partir del 15 de marzo. Una vigilancia que irá, gradualmente aumentando a medida que se acerque la temporada alta. Oliva también le adjudica a Cruz Roja el servicio.




 

Gandia adjudica a Cruz Roja el servicio de vigilancia de las playas

Las playas de Gandia serán vigiladas por Cruz Roja. Así se desprende, si no hay impugnaciones, del fallo de la mesa de contratación del Ayuntamiento de Gandia por lo que concluye así meses de incertidumbre tanto para los efectivos de la entidad humanitaria gandiense como para los usuarios habida cuenta que a penas a una semana de ''abrir'' la playa de Gandia se desconocía si volvería a verse a la Cruz Roja o a una empresa privada.


Ha pesado a la hora de decantar la balanza para adjudicar el servicio, el proyecto complementario de Cruz Roja dado que, si bien no es la mejor oferta económica porque no se puede reducir más ni eliminar más socorristas y más medios, sí que es cierto que aporta otros pluses como pueda ser su vertiente humanitaria de atención a necesitados, a personas en riesgo de exclusión, idiomas, preparados para olas de frío, inundaciones, rescates, servicios preventivos en actos multitudinarios como conciertos, fallas, ferias o eventos deportivos entre otros muchos.


Ahora, a trabajar contra reloj para que este próximo 15 de marzo, regresen de nuevo los socorristas de Cruz Roja a la playa de Gandia que, gradualmente irán incorporándose hasta la temporada alta. La importancia de esta concesión en la capital de la Safor lo es todavía más si cabe por el impacto que produciría en las bases de la entidad, de cara a seguir prestando el resto de servicios al año, y también de cara a la imagen que supone en toda España que los 7 principios fundamentales estén presentes en la playa más importante y conocida del territorio nacional.

Caso similar le ha sucedido a Cruz Roja Oliva, donde también se ha presentado al concurso de adjudicación en su municipio y, tras pasar los baremos, al final el consistorio de la Ciudad de los Centelles ha adjudicado el servicio a la entidad humanitaria que preside en Oliva, María Dolores Rosello.