La fibra óptica llegará a toda Xeresa antes de concluir el presente año 2018


La teniente alcalde, Anabel Peiró, ha acordado con Telefónica que la instalación llego a todo el casco urbano y polígonos y que se haga en 2018. En mayo comenzarán a operar los primeros usuarios en la banda oeste del casco urbano.




 

La fibra óptica llegará a toda Xeresa antes de concluir el presente año 2018

Si bien la intención inicial de la empresa Telefónica de España SAU era la instalación de la fibra óptica en solo una parte del casco urbano xeresano y uno de los polígonos, el consistorio ha tomado cartas en el asunto y ha acordado que a lo largo de 2018 todo el municipio incluyendo los polígonos industriales dispongan de fibra.

Esta semana se ha reunido la teniente alcalde de Xeresa , Anabel Peiró con la responsable de Telefónica en la Comunitat Valenciana para exponer las demandas del consistorio xeresano y cerrar un acuerdo de colaboración y seguimiento de la instalación.

Anabel Peiró ha destacado que la ventaja es doble: por un lado los vecinos dispondrán de un mejor servicio doméstico y hay que resaltar que el área industrial también se verá beneficiada. Una mejora que se suma a las ya implantadas en el polígono de La Pelleria” en materia de vigilancia, alumbrado y  tratamiento de aguas residuales y comunicación, gracias a la reciente subvención de la conselleria de Economía Sostenible y Sectores Productivos.

Según informa la concejala  de Hacienda, la previsión es que antes de acabar el 2018 la fibra esté completamente operativa y ya en el mes de mayo comenzarán a operar los primeros usuarios en la banda oeste del casco urbano.

La empresa comunicará a todos los usuarios, sean clientes o no, la posibilidad de darse de alta. Cada usuario podrá solicitar el alta al operador que quiera.

La fibra aportará una velocidad de 300 MB que actualmente está alrededor de 10MB. Por parte del Ayuntamiento informará los vecinos sobre las posibilidades del servicio y los pedirá la colaboración para facilitar el despliegue, dado que en las zonas no urbanizadas recientemente  del casco  urbano el cableado no podrá ir sepultado y habrá que sustituir el cable actual de cocer por uno de mayor diámetro.