Detenido tras amenazar con un objeto punzante a policías y viandantes


La pericia de los dos agentes al emplear la psicología con el delincuente evitó que pudiera apuñalarles a ellos y también a los viandantes que a esa hora de la tarde pasaban por las calles República Argentina y 9 d'Octubre. Al final fue detenido y se le incautaron las armas blancas que portaba.




 

Detenido tras amenazar con un objeto punzante a policías y viandantes

A veces la psicología y la excelente labor policial evitan una desgracia. Es lo que ha sucedido cuando dos agentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría de Gandia cuando han tenido que lidiar con una persona que, con facultades mentales alteradas, comenzó tras cometer un robo a amenazar cuchillo en mano a los policías y a las personas que en ese momento andaban por la calle.

Sucedió este pasado martes, 3 de abril, en la confluencia de las calles República Argentina y Nou d’Octubre. Los agentes actuantes son comisionados por la Sala del 091 tras la denuncia de un robo en un supermercado y las características del delincuente. En las inmediaciones se localiza a una persona de 45 años que, caminando por la calle, hace caso omiso a los requerimientos de los agentes y trata de huir. Cuando los dos policías bajan del coche y le requieren, éste se da la vuelta y saca un objeto metálico puntiagudo, de 17 centímetros, e intenta agredir a los agentes que, intentan esquivarle y que desista de su actitud.


El viandante, que padece una enajenación mental, no solo intentó agredir a los policías nacionales sino que además, también al resto de viandantes que a esa hora, dos de la tarde, pasaban por la zona. El agresor los atemorizaba y les obligaba a darse la vuelta ante el temor de ser alcanzados por el objeto punzante. Los policías, tras crear un perímetro de seguridad para salvaguardar la integridad física de los mismos así como de los ciudadanos, echaron mano de la psicología y consiguieron entablar conversación con el delincuente.


Tras varios requerimientos, al final desiste y los agentes consiguen que guarde el objeto punzante en su bolsillo. Mientras uno sigue hablando con él, el otro agente se carca por la espalda y logra sacarle del bolsillo el cuchillo en cuestión. Momento en el que se le reduce, cachea y se le detiene.


En la mochila que llevaba se halla en su interior, unas tijeras de plástico de 10 cm de punta y 18 de largo; y 7 kilos en paquetes de diversos comestibles sustraídos del supermercado. Además, del objeto punzante de 17 centímetros con el que amenazaba a los agentes y viandantes.


Ha sido puesto a disposición judicial acusado de atentado a agente de a autoridad y robo con intimidación. La labor psicológica policial evitó que causara heridas a quienes fueron sorprendidos en plena calle por el ahora detenido.