Una niña que pedía dinero para viajar a Gandia es emborrachada y violada


La menor de 12 años pedía dinero en las proximidades de la estación de autobuses de Alicante. Se había fugado de un Centro de Menores y quería regresar a Gandia para ver y estar con su familia. Un hombre la emborrachó y la violó. Ahora ha sido condenado a 12 años de cárcel.




 

Una niña que pedía dinero para viajar a Gandia es emborrachada y violada

Estaba pidiendo dinero a la gente para coger un autobús y ver a su familia en Gandia. Ese gesto de esa niña de 12 años, de pedir dinero y el haberse fugado de un Centro de Menores de Alicante, fue aprovechado por José D. N. para engañarla, emborracharla y violarla. Ocurrió el 13 de abril de 2017, hace poco más de un año en Alicante. Ahora, la sección décima de la Audiencia de Alicante, ha impuesto 12 años de cárcel a José D. N., por emborrachar y violar a esta niña de 12 años. La Audiencia alicantina destaca la gravedad de los hechos al haber sido cometidos con violencia; contra una niña menor de edad; y la alarma social que genera este tipo de hechos.

El condenado se encontró con la niña cuando ésta pedía dinero a la gente para coger un autobús con destino a Gandia. Ella solo quería ver a su familia. El agresor se sentó con ella en un banco de la calle Xixona de Alicante y entabló conversación con ella para ganarse su confianza. Poco a poco, la menor le contó que se había fugado de un Centro de Menores y que pretendía viajar hasta Gandia para contactar, ver y estar con su familia.

José D. N., la escuchó y logró convencerla para que le acompañara a su casa al contarle que, si acudía a la estación de autobuses, podría ser descubierta por la Policía y vería frustrado su viaje a Gandia. Camino a casa, se pararon en un parque y su agresor le dio a la niña una bebida alcohólica si bien la menor creía que se trataba de un refresco.

El agresor no dejó de insistir a la menor para que continuara bebiendo si quería ir a Gandia, cosa que hizo y que al ser la primera vez en su vida que tomaba alcohol, la menor comenzó a sentirse indispuesta. En ese instante, el acusado se aprovechó del estado de embriaguez de la niña para llevarla a un sitio apartado como fue la parte de detrás del Auditorio de la Diputación de Alicante, donde no pasa gente que, en un momento dado pudiera descubrirle o ayudar a la víctima, habida cuenta lo recóndito del sitio y la escasa iluminación.

Una vez agazapado con la niña, José D. N., le tapó la boca, la empujó contra el suelo y le quitó los pantalones mientras ella se negaba y pedía que la soltase. El condenado la violó para, posteriormente, continuar agrediéndola sexualmente en un banco. En ese instante, una educadora del centro de la que la menor se había fugado los vio y al presenciar los hechos presentó la correspondiente denuncia.

La menor sufrió continuos abusos en un colchón de la vivienda donde solía pernoctar el agresor hasta que, tras la formulación de la denuncia y las investigaciones de la Policía Nacional se pudo localizar al agresor.

Ahora ha sido condenado a 12 años de cárcel y 5 años de libertad vigilada, y se le impone una orden de alejamiento de la menor así como la obligación de indemnizarla con 20.000 euros por los daños físicos y síquicos. La sentencia no es firme y contra ella cabe recurso ante el TSJ de la Comunitat Valenciana.