Condenan a un gandiense por una agresión racista en la playa en verano


Delito leve de lesiones; multa de 900 euros; pago de las costas y 120 euros en concepto de indemnización. Esa es la condena que, primero le impuso un juzgado de Gandia y ahora ha sido ratificada por la Audiencia de València, a un gandiense que protagonizó el pasado verano, una agresión racista en la playa de Gandia.




 

Condenan a un gandiense por una agresión racista en la playa en verano

Aquel 13 de julio pasado, sobre las cinco de la tarde, un hombre que se encontraba en el paseo Marítimo Neptuno de la playa de Gandia, a la altura del Hotel Bayrén, sitio donde se suelen colocar varias mujeres en verano que ofertan trenzas, tatuajes o marroquinería, sin mediar palabra se dirigió a una mujer, de nacionalidad senegalesa y de 45 años de edad, con expresiones tales como “negra de mierda, vete a tu país”, ante lo cual la mujer optó por llamar a la Policía. Cuando se disponía a coger su teléfono, el denunciado se lo lanzó de una patada en el brazo, impidiendo que pudiera efectuar dicha llamada y causándole lesiones.

Esta acción fue vista por un transeúnte que se enfrentó al agresor de la mujer para recriminarle su actitud. El ahora condenado le dio golpes en la cabeza al transeúnte y éste logró evitarlos dándole uno al agresor lo que motivó que cayera al suelo, siendo reducido por esa persona hasta que llegó la Policía Local.

En primera instancia, el pasado enero se celebró el juicio oral en los juzgados de Gandia y tras la sentencia condenatoria, el autor recurrió ante la Audiencia de València que ahora ha confirmado todos los extremos de la primera condena y, por tanto, ya es firme.

Al principio y ante la sorpresa de esta agresión racista, la mujer senegalesa que recibió la solidaridad de varias personas que paseaban en ese momento por la primera línea de la playa de Gandia, no pensó en presentar denuncia, pero una vez reflexionó, se presentó en la Comisaría e interpuso la denuncia por los insultos racistas y la agresión.

La Policía Local, ante el altercado producido y la llamada, procedió a identificar al autor que reside en Gandia, sin que fuera detenido en ese momento y pudo marcharse por su propio pie. Una vez hecho el informe policial y recabadas las pruebas, la mujer senegalesa presentó la denuncia y ahora ha visto cómo a este gandiense se le ha condenado por lo que hizo.