Un delincuente se fuga por una ventana del retén policial en Gandia


El Champi había sido detenido por, supuestamente, robar una moto en Tavernes y atracar un bar en Daimús. Enfadado por el decreto de prisión del juez, aprovechó momentos antes de la llegada del furgón de la Guardia Civil para huir campo a través hacia Santa Anna. El Gobiernoi anuncia una auditoría para saber el estado del edificio y su seguridad. El inmueble tiene tres años y fue construído a finales de la legislatura anterior.




 

Un delincuente se fuga por una ventana del retén policial en Gandia

Francisco G. M., de 23 años de edad, y vecino de Gandia, protagonizó ayer tarde sobre las 17 horas, una fuga del retén de la Policía Local de Gandia tras romper, previamente, una ventana del edificio.

El joven, que tenía todo preparado para la fuga, esperó a que llegara el furgón de conducción de presos de la Guardia Civil que tenía que llevarlo a Picassent y, justo en ese intervalo de tiempo, aprovechó para fugarse. Primero dio una patada a la reja y la lanzó al suelo, la cual previamente ya había forzado. Luego cogió su chaqueta y la lanzó a un descampado para amortiguar la caída. Y acto seguido se introdujo por el hueco de la ventana y se lanzó al terraplén. Francisco, alias Champi, se marchó andando y desapareció entre los huertos cercanos al distrito de Santa Anna.





Este joven había sido detenido por la Guardia Civil de Oliva tras, supuestamente, haber robado una motocicleta en Tavernes de la Valldigna y, posteriormente, haber participado en un atraco a un bar de Daimús. Tras ser detenido, fue puesto a disposición del Juzgado número 3 de Gandia, quien decretó su ingreso en la prisión de Picassent bajo la acusación de robo con violencia e intimidación.

El detenido fue llevado ante el juez y éste decretó su ingreso en prisión. Para ello, se le traslada hasta el retén local como sede intermedia hasta la llegada del furgón de Conducción de Presos de la Guardia Civil. Ya en el trayecto del juzgado al retén, como Francisco ya sabía que ingresaría en Picassent, protagonizó algún que otro altercado dando muestras se su disconformidad y violencia.

El detenido quedó en custodia en el retén y ayer, a las 18 horas, estaba previsto su traslado al Centro Penitenciario Antoni Asunción, la cárcel València-II de Picassent. Fue en ese momento, cuando los agentes acudieron a la celda para proceder al traslado cuando se percataron que había huido tras romper la ventana. Inmediatamente se dio aviso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y se visionaron las imágenes de las cámaras de seguridad.

Los agentes tienen todos su ficha policial por ser un preso evadido y pesar contra él una orden de búsqueda y captura. Al delito que se le imputaba por parte del juzgado ahora habrá que sumarle otros, y ello también afecta al círculo de amistades y familiares de Francisco dado que no todos apuestan por darle cobijo al fugado ante la posibilidad de verse involucrados como encubridores o cooperantes de la misma, por lo que la detención de El Champi es cuestión de poco tiempo, según han señalado fuentes policiales.


La vergüenza de un edificio que ahora será auditado

La concejala de Policía, Àngels Pérez, se ha mostrado ''indignada'' por lo ocurrido en lo que, en su día fue calificado por el PP como ''las mejores instalaciones de la Comunitat Valenciana'' y ha recordado que ya el año pasado, otro preso rompió a puñetazos una pared y descubrieron que estaban hechas de pladur. El edificio, para el Gobierno de Gandia es ''vergonzoso'' y más todavía cuando solo tiene tres años de vida.

Pérez ha sido contundente a la hora de señalar que el Retén de la Policía Local de Gandia ''no cumple las normas de seguridad'' y por ello este lunes, 7 de mayo, el Gobierno se reunirá y solicitará de inmediato y por la vía urgente ''una auditoría del edificio que certifique las deficiencias heredadas de la anterior legislatura'' indicando además que se va a pedir ''que se investigue la construcción del edificio'' indicando también que se van a ''exigir las responsabilidades'' que se deriven sobre todo porque se trata de ''un edificio que incumple las mínimas garantías de seguridad''.