Acepta unos meses interno tras haber intentado matar a un hombre en Gandia


El detenido tenía 17 años en diciembre cuando apuñaló de gravedad a un hombre de 52 en un barrio de Gandia. Ahora ha aceptado dos años de internamiento y uno de vigilancia a los pocos meses de cumplir la mayoría de edad, fecha en la que quedará extinguida su responsabilidad penal. Ocurrió el pasado diciembre en una calle de la capital de la Safor.




 

Acepta unos meses interno tras haber intentado matar a un hombre en Gandia

Fue un miércoles, el pasado 13 de diciembre, Santa Lucía, cuando un hombre de 52 años de edad entraba por Urgencias del Hospital de Gandia tras recibir tres puñaladas, una de ellas de gravedad al afectarle a un pulmón. Se trataba de un conocido toxicómano y por tanto, la Policía Nacional inició una investigación que dio sus frutos al poco tiempo de ingresar el herido, siendo localizado y detenido el agresor: un joven de 17 años vecino del barrio donde ocurrieron los hechos. Todo apuntaba a una riña por una deuda de 15 euros a raíz de la venta de un frasco de metadona y que el menor le reclamaba al hombre de 52 años de edad.


Una vez detenido por parte de agentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría de Gandia, el joven de 17 años de edad quedó ingresado por orden judicial en el Centro de Menores de Burjassot (Colonia de San Vicente de Godella), a la espera de ver la evolución de la víctima que, tras ser atendida en el hospital de Gandia fue derivada a La Fe de València. En juego estaba la acusación de homicidio en grado de tentativa o lesiones graves.

Ahora, no llega a medio año después de los hechos, estaba prevista la celebración del juicio en València pero, momentos antes, las partes personadas han llegado a un acuerdo de conformidad por el cual el menor se declara culpable y acepta la pena de dos años de internamiento en régimen cerrado y un año de libertad vigilada.
No obstante, en la sentencia se señala que la agresión, las tres puñalaas fueron realizadas por el menor con ánimo de acabar con la vida de la víctima o, al menos, conociendo el riesgo vital que entrañana su acción.


Nada más cumpla los 18 años, su responsabilidad penal quedará extinguida, por lo que se espera que en breve, quede en libertad una vez cumplida la parte de la pena impuesta por el tribunal.

El herido, afortunadamente, tras ser atendido y operado en València, logró sobreponerse de las graves heridas sufridas en este acuchillamiento.