Gandia ''empelta'' los naranjos bordes de las calles con especies antiguas


El concejal Xavier Ródenas ha anunciado que se están injertando los naranjos amargos de las calles para convertirlos en árboles de fruta dulce. Estos injertos, popularmente llamados en valenciano ''empelts'', se realizarán con especies ya desaparecidas del mercado y además las naranjas podrán ser recolectadas por los vecinos para consumo propio.




 

Gandia

Naranjos amargos en Gandia los hay en numerosas calles como la del Forn, Vallier y Rausell en pleno centro histórico de Gandia. También en la avenida de València o en la zona de la Torre de Porta, entre otras. Por muchas partes de Gandia los ciudadanos se dan cuenta de la existencia de estos árboles frutales cuando las naranjas bordes y amargas, de gran calibre, caen al suelo. Es ahí cuando muchos se percatan del árbol que da sombra no es más que un naranjo.



Pues bien, ahora el departamento de Gestión del Territorio, que dirige el edil Xavier Ródenas, está injertando los naranjos amargos de la ciudad para convertirlos en árboles de fruta dulce. El programa pretende también recuperar especies de naranja ya desaparecidas del mercado.




Estos injertos, popularmente llamados en valenciano ''empelts'', se ejecutarán en varias fases hasta completar todas las calles de Gandia que tienen este tipo de naranjos amargos actualmente. Una vez fructifiquen los naranjos injertados o ''empeltats'' se comunicará a la ciudadanía para que las naranjas puedan ser recolectadas para comerlas.

 
El proyecto se ha hecho con recursos propios del departamento de Agricultura y de Parques y Jardines.