Hay contenedores de vidrio o plástico pero también de ropa para Cáritas


Igual que hay contenedores de vidrio, cartón o plástico se debería reciclar en los de Cáritas-Koopera. La alcaldesa de Gandia, Diana Morant; el concejal de Solidaridad, Nahuel González; el presidente de Cáritas Gandia, Rafael Sala, y el director de Cáritas Gandia, Eduardo Mahiques visitan la planta de Koopera en Riba-roja y la tienda Koopera Store en la calle Alcalá de Olmo en Gandia.




 

Hay contenedores de vidrio o plástico pero también de ropa para Cáritas

''El gobierno de Gandia aplaude a Koopera, un gran proyecto profesional que Cáritas ha sido capaz de engendrar desde la solidaridad y ayuda a las personas que más lo necesitan. Si depende de nosotros, ayudaremos a que el proyecto sea cada vez más grande''. Son palabras de la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, tras su visita, primero a la planta de Koopera en Riba-roja, y después, a la Koopera Store de Gandia, en la calle Alcalá de Olmo, 7.


Koopera es una cooperativa de segundo grado en la que participan Cooperativas de Iniciativa Social y Empresas de Inserción impulsadas por Cáritas en 11 provincias. El objetivo es la inserción socio-laboral de personas en situación o riesgo de exclusión social, mediante actividades de servicios ambientales, reutilización y reciclaje, consumo sostenible, formación y atención a personas.


Junto a la alcaldesa, ha realizado la visita el concejal de Responsabilidad Social y Cooperación en el consistorio gandiense, Nahuel González, quien ha hecho un llamamiento “a colaborar con Koopera y depositar la ropa que no usemos, y a que venga a la tienda a comprobar la calidad de la ropa. No solo se trata de ayudar a las personas sino también de empoderarlas, porque donar ropa, una acción que nace de la solidaridad, acaba convirtiéndose en el futuro de las personas que tienen dificultades”.



Y es que Koopera fomenta la ''economía social en beneficio de las personas, dejando atrás intereses económicos'', tal y como ha explicado la secretaria general de Cáritas Diocesana de València, Fani Raga quien se ha desplazado a la tienda Koopera de Gandia, junto a los concejales gandienses así como el presidente de Cáritas Gandia, Rafael Sala, y el director de Cáritas Gandia, Eduardo Mahiques.
La alcaldesa de Gandia, Diana Morant ha incidido en este hecho y en cómo Koopera trabaja de manera integral y ética en todos los eslabones del proceso de tratamiento de textiles, calzado y complementos de vestir con eficacia ambiental y económica.

Gracias a la ropa depositada en los contenedores, cada una de las Cáritas Diocesana atiende a todas aquellas personas que se acercan a la Institución con demanda de ropa para vestir, en un entorno digo y normalizado: las tiendas Koopera Store.

''Los gandienses tienen que tener claro que igual que hay contenedores de reciclaje de vidrio, cartón o plástico, deben reciclar también las prendas de tela a través de los contenedores de Cáritas'' porque además de tratar la ropa usada para darle una nueva vida, a través de Koopera se lleva a cabo un trabajo de inserción de personas en situación o riesgo de exclusión social. ''El objetivo primordial es la solidaridad, y Cáritas ha sabido leer las nuevas necesidades'', ha manifestado Diana Morant.


A día de hoy, en Gandia hay 18 contenedores de reciclaje, y en la ciudad, cada habitante deposita 2,6 kilos de ropa al año de media en los contenedores de Cáritas. Se trata de una cifra similar a la media nacional, muy lejos, según ha indicado el director regional de Koopera, José Vicente Giner, ''de los 5-7 kilos que se recogen por habitante al año en otros países europeos''. Hasta la planta de Riba-roja llegan cada año 750 contenedores que esperan que en este 2018 se conviertan en 6.000 toneladas (frente a las 5.600 toneladas de 2017). Allí trabajan 140 personas, aproximadamente el 50% de las mismas, en exclusión o riesgo de exclusión.



Gracias a la acción del reciclaje de Koopera, en Gandia se han creado 3 puestos de trabajo directos entre el personal de recogida de ropa y el de la tienda Koopera Store, ubicada en Alcalá de Olmo, 7.

Además, dispone de otra tienda en Oliva, a cargo de voluntarios. La ropa que se deposita en los contenedores se traslada a una nave de distribución ubicada en Real de Gandia y de allí, a la planta de Koopera Mediterránea en Riba-Roja del Túria.