El Alcalde de Tavernes dirige una carta a Francisco Taberner, presidente del CTAV


Dado que dichas alegaciones han tenido una amplísima repercusión social como consecuencia de su divulgación por Levante-EMV, el Alcalde de Tavernes quiere contribuir al debate suscitado con una visión crítica de algunas de las afirmaciones del Sr. Taberner y con algunas apreciaciones que pueden centrar el debate.




 

El Alcalde de Tavernes dirige una carta a Francisco Taberner, presidente del CTAV

El pasado 29 de enero tuvo entrada en el Ayuntamiento un escrito del Sr. Francisco Taberner Pastor, Presidente del Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia, formulando unas alegaciones contra el concierto previo de la revisión del plan general de Tavernes de la Valldigna.

Dado que dichas alegaciones han tenido una amplísima repercusión social como consecuencia de su divulgación por Levante-EMV, el Alcalde de Tavernes quiere contribuir al debate suscitado con una visión crítica de algunas de las afirmaciones del Sr. Taberner y con algunas apreciaciones que pueden centrar el debate.

Así dice:

'En primer término, me voy a permitir recordar algunos conceptos que no parecen estar muy claros en el escrito del Colegio de Arquitectos respecto al documento de concierto previo de la revisión del plan general de Tavernes de la Valldigna.

El concierto previo con la Conselleria competente en materia de urbanismo es un trámite regulado en los artículos 83 de la Ley Urbanistica Valenciana y 214 y 215 de su reglamento. Su objeto es definir el modelo territorial municipal acorde con su contexto supramunicipal y con los planes de acción territorial aplicables. Dentro de este contexto, el Colegio de Arquitectos pretende en su alegación que el Plan General de Tavernes se supedite a la aprobación de un Plan de Acción Territorial Integrado que amplíe la escala territorial. Y apoya esta alegación en la gran superficie de terrenos afectada por nuestro concierto previo, sin ningún tipo de argumento de orden jurídico que permita avalar su pretensión.

El hecho de que la superficie afectada por la revisión sea mayor o menor no la convierte en un tema supramunicipal. Ninguna norma urbanística o de Régimen Local subordina el ejercicio de las competencias municipales a los dictados de la Comunidad Autónoma. Pretender someter las decisiones de los Ayuntamientos al criterio de la Generalitat Valenciana es una propuesta que vulnera frontalmente el principio de autonomía local garantizado por nuestra Constitución que a nadie que no se sienta por encima de lo divino y lo humano se le ocurriría plantear. El Sr. Presidente del Colegio de Arquitectos de Valencia, por muy listo y preparado que crea estar, no está por encima de la Constitución.

En cualquier caso, el objetivo del concierto previo del documento que se ha expuesto al público es, precisamente, adecuar la ordenación urbanística municipal al modelo territorial de la Generalitat, dentro del marco de sus competencias y en los términos de los artículos antes citados.

Ahora bien, el hecho de que la Generalitat no haya aprobado un Plan de Acción Territorial Integrado para la zona no puede impedir que los municipios sometan a debate público sus propuestas porque ello supondría trasladar la decisión de iniciar el proceso de análisis de la revisión de la ordenación urbanística municipal al ámbito autonómico y hurtarla del nivel local, que es donde se plantea con toda su amplitud el ejercicio del urbanismo.

En definitiva el Sr. Presidente del Colegio de Arquitectos confunde ordenación territorial con ordenación urbanística, lo cual es preocupante, pues si el propio Colegio de Arquitectos no es capaz de captar un matiz tan gruesamente dibujado por la legislación territorial y urbanística, ¿cómo podemos pretender que el común de los mortales sea capaz ni siquiera de intuir esa diferencia? El art. 133 del Reglamento de la LUV se limita a definir las determinaciones de los Planes de Acción Territorial Integrados, pero esa simple definición no basta para legitimar una subordinación de la potestad de planeamiento (esencialmente municipal) a la aprobación de un instrumento supramunicipal que no sabemos cuando se va a producir. ¿Pretende el Colegio de Arquitectos paralizar la actividad urbanística de nuestro municipio hasta que la Generalitat apruebe un Plan de Acción Territorial Integrado? ¿De cuanto tiempo estamos hablando: cuatro, seis, ocho años de paralización del urbanismo en Tavernes? Si eso es lo que se pretende, que venga el Sr. Presidente del Colegio de Arquitectos y se lo explique a los vecinos y vecinas de Tavernes, detallando sus propuestas para el sector agrícola especialmente.

Por otra parte, si en el concierto previo resulta de aplicación el contenido del art. 85 de la LUV, en la medida en que en esta fase se adelanta en el tiempo el pronunciamiento autonómico sobre aquellos aspectos que quedan bajo su control (el de legalidad, de carácter genérico y el de oportunidad, limitado a los aspectos en que concurran intereses supralocales), la suspensión de la tramitación de la revisión del plan general de Tavernes de la Valldigna sólo podría fundamentarse en la necesidad de asegurar que el modelo de crecimiento escogido por el Municipio respeta el equilibrio urbanístico del territorio, sin agotar sus recursos, ni saturar las infraestructuras supramunicipales o desvirtuar la función que le es propia (art. 85.2.b de la LUV). Si hubiera instrumento de ordenación del territorio con previsiones aplicables al caso, la resolución autonómica se fundará en ellas. Como puede apreciarse, el empleo del condicional (si hubiera) demuestra claramente que no puede condicionarse el planeamiento municipal a la existencia de planeamiento territorial.

Respecto a la carencia del Plan de Participación Pública, hemos de decir que, de acuerdo con lo previsto por el art. 45.2 del Decreto 120/2006, de 11 de agosto, del Consell, por el que se aprueba el Reglamento de Paisaje de la Comunitat Valenciana, el documento de Concierto Previo incluirá la documentación relativa al Plan de Participación Pública, Plano con la delimitación y valor de las Unidades Paisajísticas a escala 1/20.000, inventario de recursos paisajísticos y su valor, Plano a escala 1/20.000 con la delimitación del Sistema de Espacios Abiertos y la determinación provisional de los objetivos de calidad. Cuando se elaboró la documentación del concierto previo no había entrado en vigor el Decreto 120/2006. La documentación paisajística está prácticamente acabada y será objeto de una nueva exposición al público, precisamente para fomentar el debate público respecto del modelo territorial que los valleros deseamos para nuestro municipio, debate público del que este Ayuntamiento jamás ha huido.

Entrando ya en cuestiones de mas enjundia, se observa que una de las principales críticas del Colegio de Arquitectos se centra en la previsión de un incremento general de la población en 26.000 habitantes, lo cual es contrario, en su opinión, al objetivo de disminuir la presión urbana e infraestructural sobre el litoral. Afirmación que carece, en nuestra humilde opinión, de fundamento. De esos 26.000 habitantes que supuestamente se incrementan, 18.000 corresponderían a la Val del Mar. Si comparamos el modelo de ocupación del territorio de la Vall del Mar con otros modelos que han contado con la aquiescencia del Colegio de Arquitectos de Valencia, (modelos que no se alejan mucho de Tavernes de la Valldigna) es evidente que se basa en una ocupación de bajísima densidad, de manera que se prevé un población de 18.000 habitantes sobre mas de 5 millones de metros cuadrados de suelo. Es decir, unos 3.500 habitantes por cada millón de metros cuadrados. Ello implica preservar una gran porción de territorio de usos intensivos y, por tanto, se trata de una idea perfectamente conforme con ese desideratum de disminuir la presión urbana.

Todo ello suponiendo que la previsión de viviendas de dicha zona implique realmente un crecimiento poblacional real de 18.000 habitantes, incremento harto improbable, puesto que si el parque municipal de viviendas ha crecido en torno a las 5.000 viviendas en los últimos 40 años y la población no ha aumentado en mas de 2.000 habitantes, ¿Por qué la Vall del Mar va a ser una excepción?

En segundo término, el Sr. Presidente del Colegio de Arquitectos critica la previsión de un Parque Científico, por considerar que su ubicación idónea, desde el punto de vista de la resolución de los desequilibrios espaciales litoral-interior, debería concretarse en un municipio de interior. Vuelve a confundir ordenación territorial con planeamiento urbanístico. El concierto previo no plantea soluciones a escala territorial, es mucho menos ambicioso: pretende únicamente solucionar los problemas de Tavernes de la Valldigna, eso sí, siempre desde el respeto y la lealtad institucional, planteando una propuesta que trasciende el modelo de urbanismo de sol y playa (claramente constatable en municipios cercanos) y que se estructura sobre una previsión de parque científico que generará, con toda seguridad, un importante incremento de puestos de trabajo tanto directos como indirectos, asociando a este planteamiento una oferta residencial de baja densidad, alta calidad y respetuosa con el medio ambiente.

El elemento diferencial de la propuesta de la Vall del Mar es, precisamente, la previsión de un parque tecnológico que diversifique la economía vallera, combinando un sector agrícola en declive con un sector industrial puntero. Y en una ubicación idónea desde el punto de vista territorial, que es el aspecto que tanto preocupa al Colegio de Arquitectos, dado que se ofrecen 735.000 m2 para usos científico-tecnológicos lindantes con la estación de RENFE, a 35 minutos de Valencia por la AP-7, además del enlace con la N-332 que estructura las comunicaciones costeras y la CV-50, que nos acerca al interior de la provincia.

También critican la supuesta contravención del objetivo de aumentar el valor añadido de las producciones agrícolas. Probablemente, el Sr. Presidente del Colegio de Arquitectos está muy ocupado y no ha tenido ocasión de pulsar la situación del sector agrícola de la Comunidad Valenciana. O, si lo ha hecho, tiene en su poder información que le permite ofrecer fórmulas que incrementen el "valor añadido" en el sector de los cítricos. En tal caso, le ruego encarecidamente que se ponga en contacto con las asociaciones de agricultores, porque las últimas campañas y, especialmente, la de 2006-2007, mas que añadir valor lo que ha hecho es multiplicar ruina.

En fin, por no aburrir al lector con datos y argumentos mas concretos, hemos de afirmar la voluntad de adaptar el documento que finalmente se apruebe al Plan de Acción Territorial del Litoral, tal y como solicita el Colegio de Arquitectos. Queda nada más por añadir que, evidentemente, se verificará el cumplimiento de las cesiones de Suelo no Urbanizable Protegido del art. 13.6 de la LOTPP y 20 del ROGTU, se cumplirán los estándares urbanísticos en los nuevos sectores también de acuerdo con la normativa aplicable.'

 

Eugenio Pérez Mifsud