El incendio de Llutxent obliga a desalojar Barx y la Drova


Las llamas han arrasado unas 700 hectáreas y anoche se desalojaron las urbanizaciones de Montesol, Rochera, Montepino y la Drova, habilitándose el pabellón del Raval-Benipeixcar para acoger a los desalojados. En las imágenes la Guardia Civil desaloja viviendas en Barx y La Drova.




 

El incendio de Llutxent obliga a desalojar Barx y la Drova

El incendio forestal declarado ayer a primeras horas de la tarde en el término municipal de Llutxent y que, durante toda la tarde mantuvo en vilo a las localidades de Pinet y Llutxent, siendo visible la inmensa columna de humo desde decenas de kilómetros, ha arrasado ya al menos unas 700 hectáreas. Las llamas, anoche, seguían avanzando sin piedad sobre todo en la zona del paraje natural de El Surar, una reserva medioambiental de gran riqueza ecológica, sobre todo por los alcornoques, y en donde anoche se concentraban los mayores esfuerzos para sofocar las llamas y que no avanzaran hacia zonas urbanas.

Con las primeras luces del alba se espera retomar las tareas aéreas de extinción del fuego, si bien toda la noche los efectivos han estado al pie del cañón sofocando y controlando el incendio.



Anoche y, por prevención, ante el humo y la ceniza que hacía irrespirable el ambiente en Barx y la Drova, en la Safor, se ordenó el desalojo de unas 2.500 personas de las urbanizaciones Montesol, Rochera, Montepino y la Drova. El ayuntamiento de Gandia y la Cruz Roja instalaron anoche, pasadas las 23 horas, una especie de albergue en el pabellón del Raval-Benipeixcar para acoger a los vecinos de estas urbanizaciones. Literas, agua y comida se dispuso ante la llegada de vecinos desalojados de estas zonas altas de la Safor.

Tal y como recogen las imágenes, la Guardia Civil, desalojó las citadas urbanizaciones como prevención ante la situación que se estaba dando a última hora de ayer.

A primeras horas de hoy ya han sido movilizados los medios aéreos y se sigue de cerca la evolución del incendio y sus consecuencias.