Una familia irlandesa: Hasta en la adversidad son compasivos los españoles


Cruz Roja Gandia ha recibido una carta de la Embajada de España en Dublín (Irlanda) donde una familia agradece el trato recibido y las atenciones durante la semana que duró el incendio en La Drova.




 

Una familia irlandesa: Hasta en la adversidad son compasivos los españoles

La oficina local de la Cruz Roja Española en Gandia, ha recibido un escrito a través de la Embajada de España en Dublín (Irlanda) donde, un turista irlandés, Michael Keeny, afectado durante los incendios, remite esta carta cuyo original en inglés ha remitido la propia embajada a la entidad gandiense y la cual reproducimos aquí en su total integridad.


Querido Embajador:

Formo parte de una familia de 10 personas que viajamos a Barx/La Drova, una zona de València, el sábado 4 de agosto. Habíamos alquilado un chalé en la Drova y planeamos quedarnos durante una semana. Desafortunadamente, la zona se vio amenazada por un incendio forestal que arrasó toda el área durante la mayor parte de la semana pasada y a nosotros nos evacuaron bien entrada la noche del lunes.

La Policía Local nos informó que debíamos reunirnos en un centro deportivo en Gandia, donde seríamos recibidos por la Cruz Roja Española. A los minutos de llegar, un joven representante de la organización nos encontró alojamiento en el Hotel Tres Anclas. Conviene mencionar que, en nuestro grupo había un niño de 11 meses.





Cuando llegamos al hotel, el personal tramitó rápidamente la reserva y pudimos dormir bien esa noche. A medida que avanzaba la semana, el hotel siguió renovando nuestra reserva cada día y nos proporcionó pensión completa y alojamiento, todo sin ningún cargo.

Las autoridades locales siguieron informándonos sobre la situación en curso en La Drova. Lamentablemente no pudimos volver a recoger nuestras maletas y pertenencias hasta el viernes siguiente. Aquél día viajamos a València, pasamos un agradable día y noche en la ciudad y volvimos a Irlanda a la mañana siguiente.

En nombre de la familia McIvor y en el mío propio queremos agradecer sinceramente al Gobierno Español, la amabilidad y la generosidad que nos han brindado. No podríamos estar más impresionados por la profesionalidad y eficacia de los que fuimos testigos en nuestra interacción con la Policía Local y Nacional, los equipos de extinción de incendios, la Cruz Roja Española y los representantes del gobierno local.



Particularmente nos gustaría agradecer al personal y a la dirección del Hotel Tres Anclas su bienvenida y amabilidad.

He visitado España muchas veces y sé el país tan maravilloso que es. Ahora sé que, incluso en la adversidad, cómo de compasivos y atentos son realmente los españoles.

Respetuosamente,

Michael Keeney
y la familia McIvor