Una mujer engaña a un cerrajero para robar en casa de su ex en Daimús


La detenida, de 43 años de edad, ha sido acusada por la Guardia Civil de Oliva de robo con fuerza. Se apoderó de varios objetos por valor de 6.000 euros y desechó los que no quería abandonándolos en un contenedor de Bellreguard.




 

Una mujer engaña a un cerrajero para robar en casa de su ex en Daimús

La Guardia Civil de  Oliva-Gandia, ha detenido a una mujer vecina de la Safor, de 43 años de edad, como  autora de un delito de robo con fuerza en las cosas, en una vivienda de la localidad de Daimús, hecho ocurrido el pasado 17 de agosto.



Fruto de las gestiones efectuadas por los agentes y de una  Inspección minuciosa se pudo comprobar que las tareas de apertura de las cerraduras de las puertas, habían sido ejecutadas con mucho detalle y minuciosidad, intentando no romper ni dañar los marcos de las puertas al intentar abrir la cerradura, lo que indicaba cierta profesionalidad. Además, el hecho que el robo se cometiera a plena luz del día, denotaba que los hechos pudieran haber sido ejecutados por delincuentes con un alto nivel de conocimiento incluso pudieran ir disfrazados de trabajadores, o haber sido cometida por personas del sector de la cerrajería.

Como consecuencia de ello, y a la ayuda de un amigo del denunciante, quien prestó colaboración con los investigadores, ya que era buen conocedor del sector, se obtuvo, que la apertura de las cerraduras fue realizada por un cerrajero profesional de la localidad de Gandia, el cual actuó totalmente engañado por la detenida, ejecutando los actos de apertura de las puertas, para acceder al interior de la vivienda.

La detenida, hizo creer al profesional que había perdido las llaves de la vivienda, donde pretendía cometer el robo, creyéndose este profesional que verdaderamente esta era su vivienda. Incluso se atrevió a describir parte de las estancias de la inmueble, dándole de esta forma mayor credibilidad al profesional que conocía el interior y era su propietaria.

Seguidamente, la detenida inició una búsqueda de efectos por el interior, buscando únicamente dinero, joyas y efectos electrónicos de pequeño tamaño para así no llamar la atención sobre los vecinos.

La pulcritud en el modus operandis de acceso, fue lo que delató la autoría del robo.

Tras ello, se logró identificar a la autora de los hechos, una mujer de 43 años de nacionalidad española, la cual tuvo una relación sentimental con el dueño de la vivienda, voluntariamente entrego parte de los efectos que había sustraído del interior de la vivienda a los agentes.

Otra parte de los efectos sustraídos, fueron recuperados en un contenedor de papel reciclado, donde la mujer acompañó a los investigadores para indicar donde arrojó los que no quería, donde por suerte, todavía permanecían, siendo recuperados, gracias también a la ayuda del personal de mantenimiento del Ayuntamiento de Bellreguard, quien desinteresadamente y con la ayuda de un camión grúa, levantaron el contenedor y los agentes pudieron recuperar parte de ellos.




Fruto de dicha detención, se logró recuperar la mayoría de los  efectos sustraídos, como joyas, electrodomésticos, dinero en efectivo y otra clase de objetos,  los cuales poseen un valor total de unos 6.000 euros.

Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción nº2 de Gandia.