Abusó sexualmente de su hijastra y por ello no podrá ni mirarla hasta 2027


El Tribunal Supremo confirma la sentencia por abusos sexuales continuados a Niko M. R., quien abusó de su hijastra aprovechando que la madre de la menor estaba trabajando. La sentencia le obliga a no contactar ni tan siquiera visualmente con la pequeña hasta 2027.




 

Abusó sexualmente de su hijastra y por ello no podrá ni mirarla hasta 2027

Abusó sexualmente se su hijastra. El gandiense Niko M. R., fue detenido y encarcelado en abril de 2016 y, al poco tiempo condenado a cinco años y medio de cárcel como autor de un delito continuado de abuso sexual a una menor de 16 años: su hijastra. Ha pedido, como es lógico, poder salir de prisión con los beneficios que se supone que le corresponden. Ya ha cumplido la mitad de la condena. Cuando la finiquite será en 2020, pero después todavía le quedarán  4 años de libertad vigilada. Es lo que tiene ser un agresor sexual. Y serlo además con la hija de tu pareja.

Ahora los familiares de la menor agredida sexualmente por Nicolas M. R., se plantean qué va a pasar o quiénes van a estar pendientes para que Niko, como lo llaman los amigos, cumpla y hasta 2027 no la mire, no le hable y no contacte con la niña. Será a partir de 2020, en el caso de que no le den ningún permiso penitenciario, cuando deban someterlo a vigilancia durante cuatro años y hasta finales de la década de los veinte que ni mire a la niña. Son palabras y dudas que le surgen a familiares y amigos de la pequeña, una vez se ha sabido que el Tribunal Supremo, a través de su Sala de lo Penal ha inadmitido el recurso de casación que Niko había interpuesto.

Así pues, el alto tribunal inadmitiendo las alegaciones del condenado, da por válida la pena y condena a Nicolás M. R. como autor de un delito continuado de abuso sexual a un menor. En este caso, cometidos en la personita de su hijastra, la hija de la que fue su pareja.

Hasta el año 2027 este gandiense no puede acercarse a menos de 300 metros de la menor de 16 años. Y no lo puede hacer por haber abusado sexualmente de ella. Y no es que no se pueda acercar a esa distancia so pena de ser detenido y encarcelado de nuevo, sino que hasta ese año 2027 no puede tampoco acercarse al lugar donde vive la niña, ni a su lugar de trabajo cuando comience a trabajar ni tampoco a los lugares que frecuente la joven. Además, Nicolás no puede comunicarse con su víctima de abuso sexual por cualquier medio de comunicación, medio informático o telemático. Nada de redes sociales ni whatsApp. Tampoco puede, hasta 2027, contactar con la menor por escrito, verbalmente o visualmente.

Ahora se ha dado a conocer el fallo del Supremo donde el alto tribunal ha confirmado todo lo que le hizo a la menor desde aquel verano de 2015 hasta abril de 2016 al inadmitir su recurso. Nicolás con ánimo libidinoso, por las noches, se acercaba a la cama donde dormía la menor, y le realizaba tocamientos hasta que ella se despertaba y él se marchaba.
En otras ocasiones, Nicolás M. R., aprovechando que su esposa no estaba en casa y se quedaba a solas con los menores, llevaba a la niña al salón y le realizaba tocamientos. El condenado se bajaba los pantalones y la ropa interior y se quedaba desnudo de cintura para abajo ante la niña, la tumbaba en el sofá y se ponía encima de ella con el pene erecto. Esto ocurría, normalmente, los fines de semana que era cuando Niko estaba en casa con la menor.

No podrá trabajar con menores de edad

Cope Onda Naranja ya contó los hechos en mayo de 2017 y ahora se ha sabido que la condena ya es firme y que además, el tribunal ha impuesto a Niko M. R., la inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido que conlleve contacto regular y directo con menores de edad por un tiempo de 8 años y seis meses, atendiendo a que Niko M. R., cometió el delito de forma continuada y durante cierto tiempo. Además, debe indemnizar a la menor de la que abusó sexualmente con 30.000 euros. Ahora, ya todo es firme, ha quedado probado y demostrado.